¿Qué es la epilepsia, sus síntomas, el tratamiento de remedios caseros y medicamentos?

La epilepsia, como otras enfermedades, ha sido estudiada y continúa siendo estudiada por muchos investigadores. Resultó que si consume omega-3 todos los días, incluso en dosis muy pequeñas, podrá reducir significativamente la cantidad de convulsiones. La cifra es muy impresionante y asciende al 33%.

Se realizó un estudio en la Universidad de California, en el que participaron 24 personas con epilepsia. Se realizó bajo la dirección del profesor D. Diorio, profesor del Departamento de Neurología. Es importante que el cuerpo de cada paciente deje de responder a los efectos de los anticonvulsivos.

La esencia del estudio fue que cada persona con epilepsia recibió dosis pequeñas o, por el contrario, altas de Omega-3. Los ácidos grasos poliinsaturados se han ofrecido en forma de aceite de pescado. El tiempo del estudio fue de 10 semanas. Los resultados fueron los siguientes: el número de convulsiones disminuyó en un tercio (es decir, en un 33%) mientras tomaba pequeñas dosis. Y dos pacientes nunca experimentaron un solo ataque de la enfermedad durante el experimento. Además, la ingesta medida de aceite de pescado contribuyó a una disminución de la presión arterial, y la alta, por el contrario, contribuyó a su aumento.

Omega-3 no afectó la frecuencia cardíaca de ninguna manera, en la cantidad numérica de lípidos en la sangre y en la fuerza de las convulsiones. Según este estudio, DiGorio concluyó que los Omega-3 ayudan a reducir la excitabilidad de las células cerebrales, lo que, a su vez, inhibe las convulsiones.

Para obtener suficiente Omega-3, debes comer pescado de mar graso. Está disponible y es conocido por todos, es caballa y arenque, salmón y trucha, sardinas y atún. También puede reponer los suministros tomando suplementos especiales. Además de reducir la cantidad de ataques de epilepsia, esto ayudará a normalizar el trabajo del corazón y lo protegerá de los ataques cardíacos, lo cual es muy importante para los pacientes con epilepsia.

Epilepsia en niños

Los niños son muy sensibles a los cambios en factores externos e internos, por lo que incluso el calor puede causar un ataque de epilepsia. En los niños, los síntomas de la enfermedad aparecen tres veces más a menudo que en los adultos. La causa principal de la epilepsia son las complicaciones prenatales y perinatales:

  • trauma al nacer,
  • hipoxia (falta de oxígeno en el cerebro),
  • enfermedades infecciosas en el período de desarrollo embrionario (toxoplasmosis durante el embarazo, citomegalia, rubéola).

Después del primer ataque, el riesgo de convulsiones convulsivas posteriores es del 23-71%. Es muy importante en el caso de los primeros signos consultar a un médico. La ausencia de tratamiento en el 40-50% de los casos provoca convulsiones repetidas que ocurren dentro de los dos años. Además, siempre existe el riesgo de muerte.

Las convulsiones frecuentes en la infancia pueden causar el desarrollo de epilepsia. Incluso la fiebre alta puede desencadenar convulsiones. Durante un ataque, se produce un paro respiratorio, se produce hipoxia cerebral, una causa común de epilepsia.

Por lo general, una convulsión epiléptica en niños tiene los siguientes síntomas:

  • Pérdida de conciencia
  • Convulsiones musculares de todo el cuerpo
  • Micción involuntaria o defecación
  • Esfuerzo muscular (estiramiento de piernas, flexión de brazos)
  • Movimiento aleatorio de ciertas partes del cuerpo (contracción de las extremidades, fruncir los labios, rodar los ojos)

Además de la manifestación típica de la epilepsia pediátrica en forma de convulsiones convulsivas, las ausencias, las convulsiones atónicas, los espasmos infantiles y las convulsiones mioclónicas juveniles se identifican por separado.

Con absans, tanto el niño como el adulto no se caen. Las convulsiones están ausentes. Sin cambiar de posición, el paciente se congela por unos segundos, mientras su mirada está alienada, no hay reacción a nada. La duración de la absans: desde unos pocos segundos hasta medio minuto.

La epilepsia absoluta en las niñas se observa con mayor frecuencia (dos veces) que en los niños y generalmente se manifiesta en 6-7 años. A medida que envejecen, las convulsiones desaparecen o toman otra forma.

Convulsiones atónicas: un niño enfermo pierde bruscamente la conciencia con la relajación completa de todo el cuerpo. Caracterizado por una fuerte debilidad y letargo. Una caída repentina suele ir acompañada de lesiones y contusiones. Los signos de convulsiones atónicas son muy similares a los desmayos.

El espasmo infantil infantil se manifiesta de la siguiente manera: de repente, el niño lleva las manos a la caja torácica, se inclina hacia adelante (cabeza o todo el cuerpo) y endereza las piernas. Se observó una manifestación frecuente de calambres infantiles en la mañana inmediatamente después de despertarse. La mayoría de las veces sufren de tales ataques niños menores de 3 años.

Las convulsiones mioclónicas juveniles son características de la adolescencia (13-15 años) y se manifiestan como sacudidas repentinas e involuntarias de las extremidades (uno o dos brazos, piernas) durante una hora antes de despertarse.

  • Cada año, se registran 5-10 casos de epilepsia por cada 100 de la población.
  • La epilepsia es más común en hombres que en mujeres.
  • Altas tasas de morbilidad en la primera infancia y en personas mayores de 65 años.
  • Un bajo nivel de vida se considera el factor determinante en el desarrollo de la enfermedad.
  • En el 40% de los pacientes no hay trastornos intelectuales, conductuales, neurológicos adicionales.
  • El 30% de los pacientes sufren de epilepsia de por vida.
  • En promedio, la epilepsia dura 10 años, en el 50% de los pacientes el período de crisis no dura más de 2 años.
  • La mortalidad en el 30% de los pacientes con epilepsia está directamente relacionada con el ataque, y las muertes durante el sueño también son frecuentes.

Epilepsia en adultos.

Las convulsiones epilépticas que aparecen después de veinte años, como regla, tienen una forma sintomática. Las causas de la epilepsia pueden ser las siguientes (para obtener más detalles, consulte las causas de la epilepsia):

Los síntomas de epilepsia en adultos se manifiestan en varias formas de convulsiones. Cuando un foco epiléptico se localiza en áreas bien definidas del cerebro (frontal, parietal, temporal, epilepsia occipital), este tipo de ataque se llama focal o parcial. Un cambio patológico en la actividad bioeléctrica de todo el cerebro provoca ataques generalizados de epilepsia.

Clasificación de las crisis generalizadas: ausencias, tónico-clónico, mioclónico, clónico, tónico, atónico.

Lo más típico de la enfermedad es una gran crisis epiléptica, que comienza de repente y no es causada por cambios en los factores externos:

  • La aparición de un aura (sensaciones inusuales de una naturaleza diferente) durante varios segundos indica la aparición de una convulsión.
  • Una persona cae inconsciente con un característico grito fuerte, que se explica por el espasmo de la glotis y la contracción de los músculos del diafragma.
  • La respiración se detiene.
  • Comienzan las convulsiones tónicas (15-20 segundos): los músculos están tensos, el cuerpo y las extremidades se extienden, la cabeza se echa hacia atrás.
  • Las venas se hinchan alrededor del cuello, las mandíbulas están cerradas, la cara del paciente está mortalmente pálida.
  • Luego viene la fase clónica (2-3 minutos), manifestada por ataques espasmódicos de todo el cuerpo.
  • Lenguaje marcado que se hunde, acumulación de saliva y respiración ronca.
  • Luego, la cianosis desaparece lentamente y se libera espuma de la boca (a menudo con sangre, al morder la lengua).
  • Los calambres disminuyen gradualmente y el cuerpo se relaja.
  • Al final del ataque, las pupilas del paciente están dilatadas, no reacciona a nada.
  • A menudo hay micción involuntaria.
  • Después de unos minutos, la conciencia vuelve, aparece un sentimiento de debilidad, letargo, somnolencia. Una persona no recuerda nada sobre una convulsión.

Antes de un ataque, los precursores aparecen en 1-2 días: dolor de cabeza, malestar, irritabilidad.

En el caso en que las convulsiones son largas, ocurren una tras otra y la persona no recupera la conciencia, se produce el llamado estado epiléptico.

La causa más común de convulsiones focales son los tumores en el lóbulo temporal - epilepsia temporal, cuyos síntomas comienzan con un aura vegetativa:

  • náuseas
  • dolor abdominal, corazón
  • palpitaciones del corazón
  • sudoración
  • dificultad para respirar

La conciencia del paciente cambia: los pensamientos pierden contacto con acciones previas, intereses comunes y el entorno real que lo rodea. El hombre es impredecible; su personalidad parece estar cambiando.

Un ataque de epilepsia del lóbulo temporal puede durar varios minutos o ser largo (dura horas, días), lo que a menudo conduce a cambios severos en la personalidad.

La epilepsia es una de las enfermedades neurológicas más comunes. Ocurre 10 veces más a menudo que la esclerosis múltiple y 100 veces más a menudo que la enfermedad de la neurona motora (esclerosis lateral amiotrófica).

Objetivos del tratamiento conservador de la epilepsia.

Por lo general, la epilepsia se trata con un método conservador o quirúrgico. También es posible el tratamiento popular de la epilepsia, basado en el uso de hojas, raíces, semillas de hierba, sus infusiones, decocciones, tarifas, productos de abejas, etc.

La investigación ha demostrado: la epilepsia en 50-80% es curable. La medicación elegida adecuadamente le permite lograr una remisión estable. La primera epilepsia diagnosticada seguida de tratamiento después del primer curso de terapia en el 60% de los casos ya no molestaba a los pacientes o se retiraba en 2 a 5 años.

Un método conservador para tratar una enfermedad consiste principalmente en tomar medicamentos antiepilépticos. Tareas de terapia:

  • Diagnóstico diferencial correcto de la forma de epilepsia y convulsiones, que determina la selección adecuada de medicamentos.
  • Identificación de las causas de la epilepsia (forma sintomática): la excepción de un defecto estructural en el cerebro (tumor, aneurisma).
  • Eliminación de factores que provocan convulsiones (alcohol, sobreesfuerzo, hipertermia, falta de sueño).
  • Detener un ataque o estado epiléptico. Esto se hace tomando anticonvulsivos (únicos o complejos) y brindando primeros auxilios si ocurre una convulsión. Control obligatorio de la permeabilidad de las vías respiratorias y prevención de morderse la lengua, protegiendo al paciente de posibles lesiones.

Medicamentos para la epilepsia.

Con la ayuda de medicamentos puede lograr el control de los ataques de epilepsia. Para hacer esto:

  • Tome los medicamentos estrictamente según lo prescrito por el médico.
  • Busque el consejo de un médico si el paciente quiere cambiar el medicamento antiepiléptico prescrito a un genérico (análogo).
  • No deje de tomar el medicamento usted mismo.
  • Notifique al médico sobre la desaparición o aparición de depresión, cambios de humor inusuales y cambios en el bienestar general.

La mitad de los pacientes con diagnóstico precoz de la enfermedad viven sin convulsiones, y toman un primer medicamento recetado para el tratamiento de la epilepsia.

La terapia comienza con el nombramiento de una pequeña dosis de medicamento antiepiléptico. Se recomienda realizar monoterapia (tratamiento con un solo medicamento). Si las convulsiones no desaparecen y la condición del paciente no se estabiliza, la dosis aumenta gradualmente hasta que se logra un cambio positivo.

Para las convulsiones parciales, aplique:

  • carbamazepina: Finlepsina (50 tab. 260 rublos), Carbamazepina (50 tab. 40 rublos), Septol, Timonil, Tegretol (tab. 300-400 rublos), Karbasan, Actinevral.
  • valproroato: Konvuleks (jarabe de 130 rublos, gotas de 180 rublos), Konvuleks Retard (tab. 300-600 rublos) Depakin Chrono (tab. 30 piezas. 580 rublos), Enkorat-Chrono (tab. 130 rublos), Valparin Retard (tab. 30 piezas. 380 rublos, 100 piezas. 600-900 rublos).
  • Fenitoína: Difenina (precio 50 rublos).
  • Fenobarbital: Luminal

Carbamazepina y valproato son medicamentos de primera línea. La fenitoína y el fenobarbital tienen muchos efectos secundarios y rara vez se usan.

La dosis diaria de carbamazepina es de 600-1200 mg, el valproato es de 1000-2500 mg, que se toma en partes iguales en 2-3 dosis.

Las preparaciones de acción prolongada son convenientes de usar: retardan las formas que toman 1-2 veces al día. Este es Depakin Chrono, Tegretol - HRC, Finlepsin Retard.

En las convulsiones generalizadas, se prescriben valproato y carbamazepina. La epilepsia generalizada idiopática se trata con valproato. Para las ausencias, se usa ethosuximide. La carbamazepina y la fenitoína no son efectivas en las crisis mioclónicas.

En los últimos años, a menudo se usan nuevos fármacos antiepilépticos: lamotrigina y tiagabina, que han demostrado su eficacia en la práctica.

La interrupción del tratamiento puede considerarse en ausencia de convulsiones epilépticas dentro de los cinco años, y se basa en una disminución gradual de la dosis del medicamento hasta que se cancele por completo.

El tratamiento de un paciente con estado epiléptico se lleva a cabo utilizando sibazon (Seduxen, Diazepam), que se administra lentamente por vía intravenosa (se disuelven 2 ml de 10 mg del medicamento en 20 ml de glucosa al 40%). La administración repetida es posible después de 10-15 minutos. Con la ineficiencia de sibazon, se utilizan hexenal, fenitoína, tiopental sódico (se administra 1 g del fármaco disuelto en solución salina en forma de una solución al 1-5%). Después de la introducción de 5-10 ml de la droga, se hacen pausas diminutas para evitar la depresión respiratoria y la hemodinámica.

La anestesia por inhalación con óxido nitroso y oxígeno (2: 1) debe usarse con la ineficacia de la administración intravenosa de medicamentos y no debe usarse en pacientes en coma, con colapso y trastornos respiratorios.

Tratamiento radical

La cirugía quirúrgica está indicada en el caso de epilepsia focal de origen sintomático, causada por un tumor, aneurisma, absceso u otros cambios estructurales en el cerebro.

El procedimiento a menudo se realiza bajo anestesia local para controlar la condición del paciente y evitar daños en áreas funcionalmente importantes del cerebro (habla, zona motora).

A menudo, la intervención quirúrgica elimina la epilepsia del lóbulo temporal. Se puede realizar la resección del lóbulo temporal, o un método más suave es la extracción selectiva del hipocampo y la amígdala. En el 70-90% de los casos después de la cirugía, las convulsiones por epilepsia desaparecen.

En algunos casos, con el subdesarrollo de uno de los hemisferios cerebrales en los niños y la hemiplejía, se puede mostrar la extirpación de todo el hemisferio afectado (hemispherectomía).

En el caso del diagnóstico de epilepsia idiopática primaria, se puede usar una intersección del cuerpo calloso (callesotomía) para cortar las conexiones entre hemisferios y prevenir la generalización de la convulsión.

Tratamiento de la epilepsia por métodos populares.

Como terapia auxiliar, es posible el tratamiento de la epilepsia con remedios caseros. El uso de una poción popular casera ayuda a reducir la gravedad y la frecuencia de las convulsiones, mejora el efecto de los anticonvulsivos y fortalece el cuerpo en general.

Recetas alternativas para la epilepsia:

  • Cosecha: flores de lavanda, menta, valeriana y raíces de primavera. Los componentes mezclados deben verter 1 taza de agua hirviendo y dejar actuar durante 15 minutos, luego colar. Tome medicina popular tres veces al día durante media hora antes de comer, un vaso cada uno.
  • Agua de infusión: hierba fresca Leonurus (100 g) se llena con 500 ml de agua hirviendo y se infunde durante dos horas. Infusión cocida colada tomada en partes iguales cuatro veces al día antes de las comidas.
  • Infusión de alcohol: las hojas secas de muérdago se vierten con alcohol al 96% (1: 1) y se dejan durante una semana en un lugar oscuro. Tome la infusión por la mañana con cuatro gotas durante 10 días. Luego tome un descanso de 10 días y repita el curso nuevamente.

El tratamiento de esta enfermedad debe estar estrictamente bajo la supervisión de un médico. Si el paciente prefiere los métodos populares como la terapia principal, es importante controlar el curso de la enfermedad.Cuando la naturaleza de las convulsiones ha cambiado (se vuelve más frecuente, se vuelve más larga), con un aumento en la gravedad de las convulsiones, debe consultar urgentemente a un neurólogo.

Es importante recordar: la epilepsia es una enfermedad insidiosa que afecta la vida del paciente, limita la elección de una profesión, dificulta el establecimiento de relaciones personales y, a veces, incluso crea un peligro para los demás. La epilepsia es tratada. El diagnóstico oportuno y el tratamiento adecuado ayudarán a hacer frente a la enfermedad.

Terminología

El inicio de una sola convulsión característica de la epilepsia es posible debido a la reacción específica de un organismo vivo a los procesos que ocurrieron en él. Según los conceptos modernos, la epilepsia es un grupo heterogéneo de enfermedades, cuya clínica de casos crónicos se caracteriza por ataques repetidos convulsivos. La base de la patogénesis de esta enfermedad son las descargas paroxísticas en las neuronas del cerebro.

La epilepsia se caracteriza principalmente por ataques repetidos típicos de una naturaleza diferente (también hay equivalentes de ataques epilépticos en forma de trastornos repentinos del estado de ánimo (disforia) o trastornos característicos de la conciencia (estupefacción crepuscular, sonambulismo, trance). Las personas con epilepsia a menudo tienen migraña o depresión. En algunos casos, hay psicosis epilépticas que ocurren de forma aguda o crónica y se manifiestan por trastornos afectivos como , depresión, agresividad o estado de ánimo extasiado, así como delirios, alucinaciones.

Si la aparición de convulsiones epilépticas tiene una conexión comprobada con la patología somática, entonces estamos hablando de epilepsia sintomática. Además, en el marco de la epilepsia, la llamada epilepsia del lóbulo temporal a menudo está aislada, en la cual el foco convulsivo se localiza en el lóbulo temporal. Esta selección está determinada por las características de las manifestaciones clínicas características de la localización del foco convulsivo en el lóbulo temporal del cerebro.

La epilepsia se refiere al campo de la neurología, aunque la idea errónea de que las personas que sufren de epilepsia deben ser tratadas por psiquiatras alguna vez fue generalizada. Es preferible que los epileptólogos se ocupen del diagnóstico y el tratamiento de la epilepsia, pero en realidad, debido a que los epileptólogos a menudo no son suficientes, a menudo los neurólogos y psiquiatras son incapaces de orientarse en todas las complejidades asociadas con esta enfermedad.

En algunos casos, las convulsiones complican el curso de una enfermedad neurológica o somática o una lesión cerebral.

Terminología

Fobias populares

  • El miedo al fracaso (atifobia) es peculiar de cada individuo, pero una persona tiene éxito.
  • Cada individuo experimentó un miedo a la soledad al menos una vez en su vida. Mucha gente lo entiende.
  • El juego es un análogo de la adicción, una especie de pasatiempo malicioso, excesivo.
  • Toma nuestra encuesta

    Epilepsia - Esta es una enfermedad crónica común de naturaleza neurológica, que se manifiesta en ataques convulsivos repentinos. Anteriormente, esta patología se llamaba "epilepsia" y se consideraba un castigo divino. La epilepsia a menudo es congénita, con el resultado de que las primeras convulsiones ocurren en niños que están en el rango de edad de cinco a diez años o en el período de desarrollo puberal. Clínicamente, las convulsiones de epilepsia se caracterizan por una disfunción transitoria sensible, mental, motora y autónoma.

    La epilepsia en adultos se divide en idiopática (hereditaria, a menudo incluso decenas de generaciones), sintomática (hay una razón definitiva para la formación de focos de impulsos patológicos) y criptogénica (es imposible establecer la causa exacta de la aparición de focos pulsados ​​inoportunos).

    Causas de la epilepsia

    En casi el 60% de los casos, no se puede determinar la causa exacta de la epilepsia. La forma idiopática y criptogénica de epilepsia de etiología desconocida se diagnostica con mayor frecuencia.

    Epilepsia, ¿qué es? Ocurre en el contexto de una mayor actividad de las unidades estructurales del cerebro. Presumiblemente, este aumento se basa en las características químicas de las células cerebrales y algunas propiedades de la membrana celular. Se descubrió que en los pacientes que padecen esta enfermedad, el tejido cerebral es muy sensible a los cambios en la composición química que se producen como resultado de la exposición a diversos estímulos. Señales similares que ingresan al cerebro de un individuo sano y una persona enferma en el primer caso pasan desapercibidas, y en el segundo conducen a una convulsión.

    Las causas de la epilepsia se pueden determinar según el nivel de edad en el que apareció por primera vez la enfermedad. La enfermedad en cuestión no puede atribuirse a enfermedades de naturaleza hereditaria, pero el 40% de las personas que sufren de epilepsia tienen familiares que sufren convulsiones. Un niño puede heredar características específicas del cerebro, las funciones de inhibición y excitación, un alto nivel de preparación para una reacción paroxística del cerebro a cambios externos y fluctuaciones de factores internos. Si uno de los padres sufre esta enfermedad, entonces la probabilidad de su aparición en el bebé es aproximadamente del 6%, si ambos - 12%. Más a menudo, la tendencia a la enfermedad se hereda si las convulsiones se caracterizan por un curso generalizado y no focal.

    Causas de la epilepsia. Las razones probables que causan el desarrollo de la enfermedad en cuestión pueden atribuirse, en primer lugar, al daño cerebral durante el período de formación intrauterina del feto. Además, entre los factores que contribuyen a la aparición de epilepsia, debe tenerse en cuenta:

    - trastorno circulatorio en el cerebro,

    - diversas patologías infecciosas (meningitis, encefalitis),

    - abscesos y procesos tumorales en el cerebro.

    El sobreesfuerzo psicoemocional, los estados estresantes, el exceso de trabajo, la falta de sueño o el exceso de sueño, el cambio climático y la luz brillante se consideran factores provocadores de la epilepsia. La principal causa de afecciones convulsivas en los bebés son las complicaciones perinatales. Las lesiones en la cabeza genéricas y posparto conducen a hipoxia cerebral. Se cree que en el 20% de los casos la causa de la epilepsia es la falta de oxígeno en el cerebro. Las lesiones cerebrales en aproximadamente el 5-10% de los casos conducen a la aparición de la enfermedad en cuestión.

    La epilepsia en una persona puede ocurrir después de un hematoma grave en la cabeza, debido a un accidente de tráfico, una herida de bala. Las convulsiones postraumáticas a menudo se desarrollan inmediatamente después de un hematoma o lesión, pero hay momentos en que aparecen después de unos años. Los expertos dicen que las personas que han sufrido daños graves en la cabeza, lo que llevó a una pérdida prolongada de conciencia, tienen muchas probabilidades de experimentar esta dolencia. La patología considerada rara vez se puede desarrollar debido a daños menores en el cerebro.

    La transferencia de una serie de enfermedades infecciosas o somáticas también puede causar convulsiones epilépticas. Estas enfermedades incluyen: procesos tumorales en el cerebro, parálisis cerebral, meningitis, encefalitis, patologías vasculares, etc. En aproximadamente el 15% de los casos, las convulsiones son el primer signo de lupus eritematoso sistémico.

    Alrededor del 35% de los tumores cerebrales provocan convulsiones repetidas de esta enfermedad. Además, los tumores cerebrales en sí mismos causan aproximadamente el 15% de los casos de afecciones convulsivas. La mayoría de las personas con antecedentes de epilepsia no tienen otras anomalías cerebrales visibles. La displasia de los capilares cerebrales también a menudo conduce a convulsiones repetidas. Los trastornos metabólicos a menudo se convierten en factores que desencadenan la aparición de epilepsia. Sin embargo, tales violaciones pueden tener rasgos hereditarios o adquirirse, por ejemplo, como resultado de envenenamiento por plomo. Un trastorno metabólico en aproximadamente el 10% de los casos conduce a la aparición de epilepsia. La ingesta regular de alimentos y grasas ricos en carbohidratos y ricos en calorías puede afectar seriamente el metabolismo y provocar convulsiones en casi cualquier sujeto. Las personas con diabetes, así como las personas sanas, pueden experimentar ataques epilépticos debido a un aumento significativo en el azúcar en la sangre. Las convulsiones también pueden estar asociadas con enfermedad hepática y renal.

    Los accidentes cerebrovasculares pueden causar convulsiones epilépticas, en las que se interrumpe el suministro de sangre al cerebro, lo que a menudo conduce a trastornos del habla a corto o largo plazo, trastornos mentales y trastornos del movimiento. Esta enfermedad rara vez conduce a convulsiones; en solo el 5% de los casos, los pacientes desarrollan ataques crónicos de epilepsia. Las convulsiones causadas por un derrame cerebral suelen ser más susceptibles de terapia.

    Los ataques de causas de epilepsia pueden desencadenarse por la exposición a insecticidas, sustancias narcóticas, como la cocaína, el cese del uso de drogas derivadas del ácido barbitúrico, como Valium, Dalman, líquidos que contienen alcohol. Omitir una dosis única de un medicamento antiepiléptico recetado por un médico también puede causar una convulsión. También debe tener en cuenta que las convulsiones aparecen no solo como resultado del abuso de drogas.

    Los sujetos con convulsiones con un umbral bajo de preparación convulsiva pueden ser causados ​​por neurolépticos fuertes (aminazina), inhibidores de la monamino oxidasa (nialamida), antidepresivos tricíclicos (amitriptilina) y preparaciones de penicilina. La interacción de los fármacos antiepilépticos con otros medicamentos a veces también puede provocar un ataque de epilepsia.

    Si no hay razones que sugieran la presencia de una patología primaria del cerebro, entonces podemos hablar de epilepsia espontánea (genuina). Esta forma de la enfermedad incluye, además de convulsiones generalizadas, convulsiones mioclónicas puberales, convulsiones convulsivas nocturnas generalizadas, así como ciertas variedades de esta enfermedad con convulsiones focales mioclónicas-astáticas.

    Tipos de epilepsia

    La clasificación de las convulsiones epilépticas se está ampliando cada año debido al descubrimiento de factores previamente desconocidos que estimulan el desarrollo de la enfermedad. Hoy en día, hay dos grandes grupos de convulsiones, cuyos síntomas causan esas u otras formas de epilepsia: convulsiones parciales o focales y convulsiones generalizadas.

    Las convulsiones epilépticas focales ocurren debido al daño en una o varias áreas del cerebro. La gravedad de las convulsiones parciales y la parte del cuerpo afectada por el ataque depende del hemisferio dañado. Entre las convulsiones focales, se pueden distinguir las siguientes: una forma leve de convulsiones parciales, convulsiones parciales complejas, epilepsia jacksoniana, temporal y frontal.

    Una forma leve de epilepsia se caracteriza por un trastorno de las funciones motoras en el área del cuerpo controlada por el área afectada del cerebro, la aparición de un estado de aura, que se acompaña de una sensación de deja vu, la aparición de un sabor o aroma desagradable, náuseas y otras manifestaciones de trastorno del sistema digestivo. El ataque de esta forma tiene una duración de menos de 60 segundos, mientras que la conciencia del individuo permanece clara. Los síntomas de un ataque pasan relativamente rápido. Una convulsión de una forma leve no conlleva consecuencias negativas visibles.

    Las convulsiones focales complejas se acompañan de alteración de la conciencia, disfunción del comportamiento y del habla. En el proceso de un ataque, el individuo comienza a realizar varias acciones inusuales, por ejemplo, se endereza constantemente la ropa, emite sonidos extraños e ininteligibles, mueve espontáneamente la mandíbula. Esta forma de ataque dura uno o dos minutos. Los principales síntomas de la epilepsia desaparecen después de una convulsión, pero la confusión de pensamientos y conciencia se conserva durante un par de horas.

    La epilepsia jacksoniana se manifiesta por ataques convulsivos parciales que comienzan con los músculos de alguna parte del cuerpo de un lado.

    Puede distinguir estos tipos de convulsiones:

    - La marcha de Jackson, que consiste en una serie de ataques que se suceden uno tras otro con un pequeño intervalo entre ellos,

    - un ataque que afecta los músculos faciales,

    - un ataque desplegado en los músculos de una parte separada del cuerpo.

    Un rasgo característico de esta forma de convulsiones es la ocurrencia de ataques en el fondo de la conciencia clara.

    Las primeras convulsiones de epilepsia frontal pueden ocurrir a cualquier edad. En primer lugar, las manifestaciones clínicas deben incluir síntomas ictales característicos, como las manifestaciones motoras. Un ataque frontal procede de la siguiente manera. En el primer turno, hay un fenómeno motor (postural, tónico o clónico), que a menudo se acompaña de automatismos gestuales al comienzo de una convulsión. La duración de tal ataque suele ser de unos pocos segundos. La confusión postictal está ausente o se manifiesta mínimamente. Más a menudo los ataques ocurren por la noche. La conciencia puede ser preservada o parcialmente perturbada.

    El nombre de la epilepsia del lóbulo temporal proviene de su ubicación. Esta forma de la enfermedad se encuentra en la región temporal del cerebro. Se manifiesta por convulsiones parciales. Con el desarrollo posterior de esta patología, aparecen ataques generalizados secundarios y trastornos mentales.

    Las formas generalizadas de epilepsia se dividen en:

    - idiopático, caracterizado por una conexión con cambios relacionados con la edad,

    - epilepsia sintomática (criptogénica),

    - convulsiones sintomáticas de etiología no específica,

    - síndromes epilépticos específicos.

    Las convulsiones idiopáticas asociadas con características relacionadas con la edad son convulsiones generalizadas al comienzo de la enfermedad. En el período entre convulsiones, el electroencefalograma muestra descargas generalizadas que aumentan en la etapa de sueño lento y actividad normal de fondo.

    Los tipos de epilepsia generalizada idiopática son los siguientes:

    - convulsiones familiares neonatales benignas,

    - convulsiones neonatales benignas,

    - convulsiones mioclónicas benignas de la infancia,

    - convulsiones mioclónicas juveniles,

    - convulsiones de abscisión infantil y juvenil,

    - convulsiones tónico-clónicas generalizadas al despertar,

    La epilepsia criptogénica, caracterizada por una conexión con los cambios causados ​​por la edad, a su vez, se puede dividir de acuerdo con la clasificación internacional de enfermedades en:

    - calambres infantiles o síndrome de West,

    Los epiprouts sintomáticos de etiología inespecífica se dividen en encefalopatía mioclónica temprana, encefalopatía infantil con zonas de electroencefalograma isoeléctrico y otras variaciones sintomáticas generalizadas.

    Los síndromes epilépticos específicos incluyen: febriles, alcohol, ataques de drogas.

    Las convulsiones febriles generalmente se observan en niños de seis meses a cinco años. Los ataques se producen contra una temperatura de fondo superior a 38 ° C, con un estado neurológico normal. Carácter se generalizan principalmente con convulsiones tónico-clónicas. Las convulsiones febriles simples son únicas y cortas, ni se caracterizan por la presencia de manifestaciones focales, y no dejan una confusión prolongada de conciencia o somnolencia.Las convulsiones febriles complicadas pueden ser a largo plazo, seriales o contener un componente focal. Tales ataques requieren un examen más serio. Las convulsiones febriles ocurren en aproximadamente el 4% de los niños, mientras que aproximadamente el 1.5% de ellas pueden reaparecer.

    Los ataques de alcohol ocurren durante la segunda o tercera etapa del alcoholismo durante la abstinencia. Se caracterizan por el desarrollo de convulsiones clónico-tónicas.

    Los ataques de drogas a menudo ocurren debido al uso de cocaína o anfetaminas. El uso de grandes dosis de penicilina, isoniazida, lidocaína, aminofilina también puede desencadenar convulsiones. Los antidepresivos tricíclicos y las fenotiazinas se caracterizan por la capacidad de reducir el umbral de las convulsiones, y si hay una cierta proporción de predisposición, pueden causar una convulsión. Los ataques también son posibles en el contexto de la abolición de los barbitúricos, baclofeno, benzodiacepinas. Además, en una dosis tóxica, muchos anticonvulsivos tienen una propiedad epiléptica.

    Síntomas de epilepsia.

    Como ya se mencionó anteriormente, la manifestación principal de esta dolencia es un ataque convulsivo extenso, que comienza, principalmente, de forma repentina. Como regla general, dicho ataque no se caracteriza por la presencia de una conexión lógica con factores externos. En algunos casos, es posible determinar el momento del ataque.

    La epilepsia puede tener los siguientes precursores: un par de días antes de una posible convulsión, una persona tiene malestar general, apetito, trastornos del sueño, dolores de cabeza, irritabilidad excesiva. En algunos casos, la aparición de un ataque se acompaña de la aparición de un aura, que es una sensación o experiencia que invariablemente precede a una convulsión epiléptica. El aura también puede ser un ataque independiente.

    Un ataque de epilepsia se caracteriza por la presencia de convulsiones tónicas, en las que la cabeza se echa hacia atrás, las extremidades y el torso, que están en tensión, se alargan. Al mismo tiempo, la respiración se retrasa y las venas ubicadas en la región cervical se hinchan. En la cara, hay una palidez "mortal", las mandíbulas apretadas. La duración de la fase tónica del ataque es de aproximadamente 20 segundos, luego se producen convulsiones clónicas, que se manifiestan en contracciones musculares espasmódicas de todo el cuerpo. Esta fase se caracteriza por una duración de hasta tres minutos. Cuando respira se vuelve ronco y ruidoso, debido a la acumulación de saliva, retracción de la lengua. También se puede notar espuma de la boca, a menudo con sangre como resultado de morderse la lengua o las mejillas. Poco a poco, la frecuencia de las convulsiones disminuye, su finalización conduce a la relajación muscular. Esta fase se caracteriza por la falta de respuesta a cualquier estímulo. Las pupilas del paciente en esta etapa están dilatadas, hay una falta de respuesta a la exposición a la luz. Los reflejos del tipo protector y profundo no son causados, a menudo se observa micción involuntaria.

    Los síntomas de la epilepsia y su diversidad dependen de la forma de la epilepsia.

    La epilepsia en los recién nacidos, que ocurre en el fondo de la temperatura alta, se define como epilepsia intermitente. La naturaleza de las convulsiones en esta forma de la enfermedad es la siguiente: los calambres se mueven de una parte del cuerpo a otra, de una extremidad a la segunda. Como regla general, no hay formación de espuma y mordidas de la lengua, las mejillas. También ausente después del sueño paroxístico. Tras el retorno de la conciencia, uno puede detectar la debilidad característica en el lado derecho o izquierdo del cuerpo, su duración puede ser de varios días. En los bebés, los precursores de las convulsiones, como muestran las observaciones, son dolores de cabeza, irritabilidad general y trastornos del apetito.

    La epilepsia temporal se expresa en paroxismos polimórficos, precedidos por una especie de aura. Una epilepsia convulsiva de esta forma se caracteriza por una duración de manifestaciones de más de unos pocos minutos.

    Síntomas y características de la epilepsia temporal:

    - manifestaciones de naturaleza abdominal (aumento de peristaltismo, náuseas, dolor abdominal),

    - síntomas cardíacos (palpitaciones, dolor, alteración del ritmo),

    - la aparición de manifestaciones involuntarias en forma de deglución, sudoración, masticación,

    - un estado alterado de conciencia en forma de pérdida de conexión de pensamientos, desorientación, aparición de euforia, pánico, miedos),

    - cambios de personalidad manifestados por trastornos del estado de ánimo paroxísticos,

    - falta de motivación en las acciones,

    - trastornos autonómicos de alta gravedad que se producen entre convulsiones (una violación de la termorregulación, un cambio en la presión, reacciones alérgicas, trastornos del metabolismo de la sal y el agua, disfunción sexual)

    Muy a menudo, esta forma de epilepsia tiene un curso progresivo crónico.

    La epilepsia por absceso es una enfermedad en la que no hay síntomas típicos de epilepsia, a saber, una caída y convulsiones. Este tipo de enfermedad se observa en niños. Se caracteriza por el desvanecimiento del niño. Durante un ataque, el bebé deja de responder a lo que sucede a su alrededor.

    Tales síntomas y características son inherentes a la epilepsia por absceso:

    - desvanecimiento repentino con interrupción de la actividad,

    - la incapacidad de atraer la atención del bebé,

    - mirada cercana o ausente, dirigida a un punto.

    A menudo, el diagnóstico de epilepsia por absceso ocurre con mayor frecuencia en niñas que en niños. En dos tercios de los casos en niños enfermos hay familiares que padecen esta enfermedad. En promedio, este tipo de dolencia y sus manifestaciones duran hasta siete años, se vuelven gradualmente menos comunes y desaparecen por completo, o se convierten en otra forma de patología.

    La epilepsia mioclónica se caracteriza por espasmos durante las convulsiones. Esta forma de patología afecta igualmente a personas de ambos sexos. Un rasgo característico de este tipo de dolencia es la identificación durante el examen morfológico de las células cerebrales, corazón, hígado, corazón, depósitos de carbohidratos.

    La epilepsia mioclónica generalmente debuta en el rango de edad de 10-19 años. Se manifiesta por convulsiones epilépticas, a las que luego se unen las mioclonías (es decir, contracciones musculares de naturaleza involuntaria con la presencia de un efecto motor o ausencia). La frecuencia de las convulsiones puede variar de convulsiones diarias a varias veces al mes.

    La epilepsia postraumática está directamente relacionada con el daño cerebral causado por un daño en la cabeza. En otras palabras, las convulsiones convulsivas ocurren un tiempo después del daño cerebral como resultado de un golpe o una lesión penetrante.

    Los espasmos son una reacción a las descargas eléctricas del tipo patológico que ocurre en el cerebro. Las convulsiones convulsivas pueden ocurrir dos años después de la lesión. La sintomatología de esta forma de la enfermedad generalmente depende de la ubicación de la actividad patológica en el cerebro. Este tipo de epilepsia se caracteriza con mayor frecuencia por convulsiones tónico-clónicas generalizadas o convulsiones parciales.

    Las convulsiones epilépticas alcohólicas son el resultado del consumo excesivo de bebidas que contienen alcohol. Esta patología se manifiesta en convulsiones convulsivas que ocurren repentinamente. El inicio de una convulsión se caracteriza por la pérdida de la conciencia, después de lo cual la piel de la cara del paciente adquiere una palidez "muerta", que gradualmente alcanza un tinte azulado. Se puede producir espuma y vómitos.

    Después de un ataque de epilepsia, la conciencia regresa gradualmente, dando paso a un sueño prolongado.

    Los síntomas de la epilepsia alcohólica pueden ser los siguientes:

    - dolor intenso "ardiente",

    - sensación de apretar, tensar la piel.

    Una convulsión puede ocurrir después de la interrupción del uso de líquidos alcohólicos en unos pocos días. A menudo, los ataques van acompañados de alucinaciones inherentes al alcoholismo.

    Epilepsia no convulsiva, es decir, la enfermedad ocurre sin la presencia de convulsiones convulsivas. Manifestada en forma de conciencia crepuscular, que llega de repente. Puede durar desde un par de minutos hasta varios días. También de repente desaparece. Con el inicio de una contracción de la conciencia. En otras palabras, los pacientes perciben solo aquellos fenómenos o partes de objetos que tienen un significado emocional para ellos. A menudo puede haber alucinaciones de una naturaleza bastante intimidante y delirios. Las alucinaciones pueden provocar el ataque del paciente sobre otros. Este tipo de epilepsia se caracteriza por la presencia de patologías mentales. Después de las convulsiones, los pacientes olvidan lo que les está sucediendo, rara vez puede haber recuerdos residuales de eventos.

    Epilepsia y embarazo. Las convulsiones epilépticas se pueden detectar primero durante el embarazo. Esto se debe al hecho de que durante este estado fisiológico temporal, aumenta la carga en el cuerpo. Además, si una mujer tenía la enfermedad antes del embarazo, las convulsiones pueden volverse más frecuentes durante la gestación. Las principales manifestaciones de la epilepsia durante el embarazo son frecuentes migrañas, desmayos, mareos, afecciones histéricas e insomnio.

    La epilepsia y el embarazo son dos estados que no se excluyen mutuamente. Puede quedar embarazada y dar a luz a esta dolencia, solo para abordar la decisión sobre la continuación de la carrera debe ser consciente. Para el curso exitoso del proceso de embarazo en una mujer que sufre de epilepsia, es necesario establecer una estrecha cooperación entre la mujer embarazada, sus familiares, terapeuta, neurólogo, ginecólogo y genética. Si no se siguen todas las recetas y recomendaciones médicas, las consecuencias de la epilepsia durante el embarazo pueden ser desastrosas para el bebé. Por ejemplo, el embarazo a veces se puede interrumpir sobre la base de un ataque clásico. Si el embarazo continúa, puede producirse la falta de oxígeno del feto.

    Para la vida del bebé, el síndrome convulsivo (convulsiones generalizadas) es un gran peligro, en el cual la interrupción del embarazo ocurre como resultado de una lesión abdominal. Además, en tales casos, puede ocurrir una violación de la circulación uteroplacentaria, cuyo resultado será desprendimiento de la placenta.

    Signos de epilepsia

    El síntoma más específico para diagnosticar la epilepsia es una convulsión grande, precedida por un período prodrómico, que posiblemente dure de un par de horas a dos días. En esta fase, los pacientes se caracterizan por irritabilidad, pérdida de apetito, cambio de comportamiento.

    Los síntomas de epilepsia, precursores o aura, que pueden estar acompañados de náuseas, espasmos musculares u otras sensaciones inusuales, como deleite, sensación de arrastre sobre el cuerpo, ocurren inmediatamente frente a un ataque convulsivo. Al final de tales precursores, el epiléptico cae y pierde el conocimiento, después de lo cual tiene los siguientes signos de epilepsia: primero, convulsiones tónicas (tiempos y flexiones del torso), que duran aproximadamente 30 segundos, luego vienen las contracciones de los músculos clónicos en forma de vibraciones rítmicas, que duran hasta dos minutos. Debido a la contracción de los músculos respiratorios, la cara del paciente se vuelve azul azulada debido a la asfixia. Además, los epilépticos a menudo se muerden la lengua o las mejillas, debido a la contracción de las mandíbulas. La espuma fluye desde la boca del paciente, a menudo con sangre como resultado de una herida en la lengua o las mejillas.

    La convulsión de la epilepsia termina con micción involuntaria y secreción fecal. Una persona no toma conciencia de inmediato, y la confusión puede persistir durante varios días. Los epilépticos no recuerdan nada sobre el ataque.

    Un tipo de convulsión generalizada son las convulsiones febriles, observadas en bebés de cuatro meses a seis años de edad. Están acompañados por una temperatura corporal alta. Básicamente, tales ataques ocurren varias veces y no entran en una verdadera epilepsia.

    Además de las grandes epiprhythmias convulsivas en los epilépticos, a menudo pueden ocurrir pequeñas, que se manifiestan por la pérdida de la conciencia sin caerse. Los músculos de la cara se convulsionan, el epiléptico comete actos ilógicos o repite las mismas acciones. Después de una convulsión, una persona no puede recordar lo que sucedió y continuará haciendo lo que hizo antes de la convulsión.

    Las consecuencias de la epilepsia, su gravedad, son diferentes y dependen de las formas de la enfermedad y del área del daño cerebral.

    Diagnóstico de epilepsia

    Para comprender cómo tratar la epilepsia, para delinear ciertos pasos que contribuyen a la remisión prolongada, en el primer turno, es necesario excluir otras patologías y establecer el tipo de enfermedad. Para este propósito, se recoge una anamnesis en el primer turno, es decir, se lleva a cabo una encuesta exhaustiva del paciente y sus familiares. Cada detalle es importante para recopilar la historia: si el paciente siente el enfoque de una convulsión, si hay una pérdida de conciencia, si las convulsiones comienzan de inmediato en cuatro extremidades o en una que siente después de una convulsión convulsiva.

    La epilepsia se considera una enfermedad bastante insidiosa que a menudo no se reconoce durante mucho tiempo.

    ¿Se puede curar la epilepsia? A menudo hacen esta pregunta a los médicos, porque las personas tienen miedo de esta enfermedad. Cualquier tratamiento comienza con un diagnóstico, por lo que el médico puede hacer muchas preguntas al paciente mismo y a su entorno inmediato para obtener la descripción más precisa de la patología. La encuesta ayuda a determinar la forma y el tipo de ataque, y también le permite establecer presumiblemente el área del daño cerebral y las áreas de mayor distribución de la actividad eléctrica patológica. De todo lo anterior depende de la posible ayuda para la epilepsia y la elección de estrategias para un tratamiento adecuado. Una vez completado el historial médico, se realiza un examen neurológico, cuyo propósito es identificar los siguientes síntomas neurológicos en un paciente con dolor de cabeza, marcha inestable, debilidad unilateral (hemiparesia) y otras manifestaciones que indican una patología cerebral orgánica.

    El diagnóstico de epilepsia incluye imágenes de resonancia magnética. Ayuda a eliminar la presencia de disfunciones y patologías del sistema nervioso que causan ataques convulsivos, como procesos de tumores cerebrales, anomalías de los capilares y estructuras cerebrales. La resonancia magnética se considera una parte importante del proceso de diagnóstico de epilepsia y se realiza cuando se produce el primer ataque de convulsiones.

    La electroencefalografía también es un método de diagnóstico necesario.
    La actividad eléctrica del cerebro se puede registrar a través de electrodos colocados en la cabeza que se diagnostica. Las señales salientes se incrementan muchas veces y la computadora las graba. El estudio se realiza en una habitación oscura. Su duración es de aproximadamente veinte minutos.

    En presencia de una enfermedad, la electroencefalografía mostrará transformaciones llamadas actividad epiléptica. Cabe señalar que la presencia de dicha actividad en el electroencefalograma no significa la presencia de epilepsia, ya que en el 10% de una población completamente sana del planeta se pueden detectar diversas alteraciones en el electroencefalograma. Al mismo tiempo, en muchos epilépticos, el electroencefalograma entre las convulsiones puede no mostrar ningún cambio. En tales pacientes, una de las posibilidades para diagnosticar la epilepsia es provocar implicaciones patológicas eléctricas en el cerebro. Así, por ejemplo, la encefalografía se puede realizar durante el sueño de un paciente, porque el sueño provoca un aumento de la actividad epiléptica. Otros métodos para inducir actividad epiléptica en un electroencefalograma son la fotoestimulación y la hiperventilación.

    Tratamiento de remedios caseros para la epilepsia.

    Aceite de piedra para la epilepsia. Se recomienda tomar el aceite de piedra para la epilepsia, ya que contiene hasta 70 elementos que son beneficiosos para los humanos. Tiene propiedades antiespasmódicas e inmunomoduladoras. Existe una receta "siberiana" para una solución a base de aceite de piedra utilizada para la epilepsia. Para preparar el medicamento, debe diluir 3 gramos de aceite de piedra en 2 litros de agua y tomarlo por vía oral tres veces al día por un vaso. Esto debe hacerse antes de las comidas. El curso del tratamiento es de 1 mes. Es mejor realizar un curso similar una vez al año,

    Tratamiento de la epilepsia con polvo de hierbas. Tome partes iguales: peonía, lenteja de agua, regaliz. Para obtener el polvo, puede usar un molinillo de café o, por ejemplo, un pequeño mortero. Una dosis para la recepción será media cucharadita. También debe agregar una píldora, difenina. Tome este remedio para la epilepsia 3 veces al día. El curso del tratamiento es de 14 días, después de los cuales debe tomar un descanso por una semana y repetir el curso. En total, debe completar 3 cursos, una mejora significativa debería llegar al final del primer curso,

    Raíz de Marin para el tratamiento de la epilepsia. En la medicina popular, la raíz de marin se usa para la epilepsia, la neurastenia, la parálisis y otras enfermedades neurológicas. Tintura de alcohol de los pétalos (3 cucharadas por medio litro de vodka, insista 20-30 días) tome una cucharadita 2-3 veces al día,

    El olor a mirra en la epilepsia. Solo necesita dentro de un mes y medio para asegurarse de que en la habitación de una persona que sufre de epilepsia, el olor a mirra esté constantemente presente. Puedes pedir esta resina fragante en la iglesia. Tome un par de pedazos de mirra, enciéndala en el recipiente y, antes de que el paciente se duerma, desarrolle su olor por toda la habitación. Este método se conoce desde hace mucho tiempo, ya que los sacerdotes en la antigüedad trataban la epilepsia. El olor a mirra ayudará no solo con la epilepsia, sino también con la fatiga crónica, el insomnio y la neurosis.

    Beber 1000 Skvortsova A.V.

    Otro remedio para el tratamiento de la epilepsia es "beber 1000" Skvortsova A.V. La preparación se basa en hierbas medicinales y propóleos. La forma de su creación está patentada por un físico de Novosibirsk Academgorodok Skvortsov.

    La bebida actúa como un tónico general y se prescribe para la epilepsia porque:

    Ayuda a mejorar la conductividad de los impulsos del sistema nervioso a todos los tejidos y órganos humanos,

    Le permite recuperar el gasto durante los ataques de fuerza y ​​aliviar el estrés,

    Mejora todos los procesos cognitivos, especialmente la memoria,

    Mejora el rendimiento de una persona con enfermedad crónica.

    Mejora la audición, el olfato y la vista.

    Le permite hacer frente a la distonía vegetativa y al aumento de la presión intracraneal,

    Estimula la circulación cerebral, acelera los procesos metabólicos,

    Adecuado para la prevención de enfermedades cardiovasculares, que son frecuentes acompañantes de la epilepsia. Reduce el riesgo de accidente cerebrovascular y minimiza sus efectos.

    Las contraindicaciones incluyen solo intolerancia individual a los componentes que componen la bebida. Las sustancias de las que está hecha esta herramienta incluyen propóleos, extractos de Hypericum, nuez moscada y tomillo, así como un aditivo biológico para los Alpes 7. Tenga cuidado al dar la bebida a bebés que aún no tienen 7 años.

    Hay una ruta específica de administración y dosificación, que deben seguir los pacientes con epilepsia:

    Los adultos (la dosis también es adecuada para niños mayores de 7 años) muestran 10 gotas cada uno. Mejor durante las comidas principales,

    Para bebés menores de 12 meses, 1 gota debe diluirse con agua (20 ml). Dale una cucharadita. Por día, debe tomar no más de 4 cucharas

    Para niños mayores de 1 año y hasta 7 años, el cálculo se basa en 1 gota por cada año vivido. La cantidad de técnicas es la misma que en adultos.

    Para facilitar su uso, el medicamento está disponible en una botella de plástico irrompible equipada con un dispensador. El frasco contiene 30 ml de bebida. Es importante usar el producto completamente después de abrir la botella, dentro de los 2 meses. La vida útil total de una bebida tapada con corcho es de 3 años. Se almacena en un lugar oscuro y fresco. Si se encuentra sedimento en la abertura, esto se considera normal. Lo principal antes de contar las gotas, no olvide agitar bien la herramienta.

    Eliminación del estado epiléptico.

    Si el paciente tiene un epistatus, se elimina con Diazepam y Seduxen. Sibazon está indicado para la administración intravenosa lenta. Después de 15 minutos, puede ingresarlo nuevamente. Si no hay ningún efecto, el medicamento se reemplaza con fenitoína, hexenal o tiopental sódico. Para evitar la depresión respiratoria, después de la introducción de 10 ml del medicamento, se requerirá un pequeño descanso.

    Cuando la administración de drogas intravenosas no ayuda a eliminar el estado epiléptico, se usa anestesia por inhalación. Para esto, en una proporción de 2: 1, se utilizan óxido nitroso y oxígeno. Sin embargo, una contraindicación para este método de tratamiento es un coma del paciente, deterioro de la función respiratoria y colapso.

    Tratamiento quirúrgico de la epilepsia.

    Si el paciente sufre de epilepsia focal, que se desencadenó por tumores, aneurismas u otros cambios patológicos en la estructura del cerebro, se le muestra una intervención quirúrgica.

    Con mayor frecuencia, la operación se realiza sin anestesia general, de modo que es posible controlar la condición del paciente y no dañar las regiones cerebrales más importantes responsables de las funciones mentales, los movimientos y el habla. La anestesia local se usa para la anestesia.

    La operación está indicada para la epilepsia temporal. Al mismo tiempo, el lóbulo temporal se reseca o se extrae selectivamente el hipocampo amígdaloide, lo que es mucho más preferible para el paciente. La efectividad de la intervención quirúrgica es alta, hasta el 90% de los casos se completan con éxito y los pacientes ya no tienen convulsiones.

    Si los niños tienen hemisferios subdesarrollados del cerebro o hemiplejia, entonces el hemisferio se puede eliminar por completo. Esta operación se llama hemispherectomy.

    La callosotomía está indicada cuando el paciente es diagnosticado con epilepsia idiopática primaria. La operación está dirigida a la intersección del cuerpo calloso, lo que le permite interrumpir la comunicación entre los hemisferios del cerebro. Esto, a su vez, aliviará al paciente de las convulsiones.

    Educación: Se obtuvo un diploma en medicina y tratamiento en la Universidad NI Pirogov (2005 y 2006). Formación avanzada en el Departamento de Fitoterapia de la Universidad de Moscú de la Amistad de los Pueblos (2008).

    Loading...

  • Categorías Más Populares