Artritis juvenil

Por lo general, la artritis, que se manifiesta por dolor, hinchazón, movilidad alterada de las articulaciones, la mayoría de los adultos. Sin embargo, sucede que un niño se queja de dolor en la rodilla, las articulaciones del codo, las manos o los pies, entonces esta es una señal alarmante: es posible que un niño desarrolle artritis reumatoide, una enfermedad sistémica grave.

Artritis reumatoide (idiopática) juvenil: ¿qué tipo de enfermedad es?

La artritis reumatoide juvenil (o artritis idiopática juvenil, el nombre adoptado por la liga internacional contra las enfermedades reumáticas) es una enfermedad separada que difiere de la artritis reumatoide en adultos tanto en características clínicas como de laboratorio.

La artritis reumatoide juvenil (ARJ) es una enfermedad multifactorial sistémica: su causa aún se desconoce, pero una infección que a menudo se provoca es un factor que aparentemente causa una violación del sistema inmune del cuerpo. La predisposición genética desempeña un cierto papel: se sabe que en aquellas familias donde hay casos de enfermedades reumáticas, los niños desarrollan con mayor frecuencia artritis idiopática juvenil.

La artritis reumatoide juvenil tiene una naturaleza autoinmune: durante el curso de una enfermedad, el cuerpo comienza un "ataque inmune" en su propio tejido conectivo. Las articulaciones se ven afectadas principalmente.

Pero el daño articular no es la única manifestación clínica de la artritis reumatoide juvenil. La enfermedad es muy multifacética, con diferentes manifestaciones. A veces los ojos se ven afectados, hasta completar la ceguera. En la forma sistémica, cuando los órganos internos están involucrados en el proceso, el niño desarrolla síntomas como erupción cutánea, fiebre prolongada y las articulaciones pueden verse débilmente afectadas.

¿Cómo puede un niño sospechar artritis reumatoide?

La enfermedad puede ocurrir después de una infección respiratoria, traumatismo, como resultado de un estrés severo experimentado, y ocasionalmente después de una vacunación administrada incorrectamente. En algunos casos, no se pueden identificar los factores provocadores.

Si un niño se queja de dolor en las articulaciones (o solo en una articulación) y este dolor no desaparece en 1-2 semanas, esta es una razón para consultar a un reumatólogo.

¿Cómo se diagnostica la artritis reumatoide?

Afortunadamente, el logro de los últimos años ha sido el diagnóstico rápido de enfermedades sistémicas. Hace diez años, el niño tuvo que acudir a muchos médicos, y el diagnóstico ya se hizo cuando la condición del paciente se volvió bastante difícil.

Ahora, para establecer el diagnóstico, se requiere la consulta del experto: el reumatólogo y una serie de investigaciones. Por lo general, lleva de un mes a un año y medio establecer la artritis reumatoide juvenil, en cuyo caso se considera que el diagnóstico se realiza de manera oportuna.

Con forma articular La artritis reumatoide se establece de acuerdo con el cuadro clínico: si dentro de 2-3 semanas el niño tiene dolor, hinchazón, movilidad limitada en las articulaciones, lo más probable es que tenga artritis reumatoide juvenil.

Cuando forma sistémica el niño tiene síntomas que son característicos de una variedad de enfermedades acompañadas de fiebre alta. Por lo tanto, como regla general, el diagnóstico se establece mediante el método de eliminación, utilizando métodos de laboratorio e instrumentales en un hospital.

A veces, un niño desarrolla artritis a corto plazo, más a menudo después de una infección viral (artritis post-viral)- como una complicación después de una infección. En este caso, la enfermedad es menos peligrosa para la salud del niño y pasa mucho más rápido: en unos días, en una semana. Su pediatra local generalmente puede hacer frente a la artritis post-viral.

Otra enfermedad común que involucra inflamación articular es artritis reactiva que se desarrolla en el fondo de una infección intestinal o urogenital duradera (yersiniosis, disentería, salmonelosis, clamidia). Para identificar la artritis reactiva se requiere investigación sobre los marcadores de estas infecciones. El tratamiento con antibióticos le permitirá interrumpir esta enfermedad.

A veces, debido a la ambigüedad de los síntomas, los pediatras del distrito derivan al niño al cirujano ortopédico, el fisioterapeuta, para una queja conjunta. Desafortunadamente, esta táctica solo le toma al paciente un tiempo precioso, y la terapia prescrita solo puede empeorar su condición. Es importante que un reumatólogo también vea al niño lo antes posible.

¿Cuándo se trata la artritis reumatoide en un hospital?

El niño está indicado para ser tratado en el hospital en uno de tres casos:

1. Sospecha de artritis reumatoide juvenil, es necesario establecer un diagnóstico y seleccionar una terapia.

2. Para monitorear la efectividad y seguridad de la terapia 1 vez en 6-12 meses,

3. Para el tratamiento intravenoso de preparaciones biológicas de ingeniería genética de alta tecnología.

En la artritis reumatoide, es aconsejable la hospitalización, ya que es necesario:

Excluir otras enfermedades peligrosas. A veces, en forma sistémica, la artritis reumatoide es similar en síntomas a enfermedades graves como la leucemia y la tuberculosis. Nuestra tarea es eliminar estas enfermedades graves. Para hacer esto, un examen completo.

Aclarar el diagnóstico. Para esto, el niño tendrá que pasar una serie de pruebas: sangre para detectar marcadores de actividad de la enfermedad, pruebas reumáticas, proteína c reactiva, factor antinuclear.

Tasa de lesiones. Cuando la forma articular, en el hospital, se le hará un ultrasonido rápidamente al niño, un examen de rayos X, si es necesario, una resonancia magnética de las articulaciones, dependiendo de la forma de la enfermedad.

Asegurar el monitoreo continuo de la condición del niño.. A veces, con la artritis reumatoide, la condición del niño es muy grave, existe una amenaza para su vida. En tal situación, es necesario que un médico esté presente al lado del niño durante las 24 horas del día, quien monitorea todos los cambios en su condición.

¿Cuánto tiempo durará el tratamiento?

Como regla general, esta enfermedad requiere un tratamiento a largo plazo. Utilizamos, como el resto del mundo, un método de múltiples pasos: comenzamos con una terapia simple y suave, si no ayuda, avanzamos al siguiente paso, y así sucesivamente hasta que el tratamiento dé el resultado adecuado.

JRA- enfermedad autoinmune. Es decir, el sistema inmune del cuerpo deja de distinguir algunos de los tejidos propios del cuerpo de los extraños, y comienza contra ellos la agresión inmune. La tarea del tratamiento es suprimir esta agresión.

En la primera etapa - se usan medicamentos antiinflamatorios no esteroideos que son bien conocidos no solo por los reumatólogos: ibuprofeno, diclofenaco, meloxicam y otros. Esta terapia, como regla, se lleva a cabo en la etapa de búsqueda de diagnóstico y durante la exacerbación del síndrome de dolor. Su propósito es reducir el dolor y otras manifestaciones de inflamación. Es importante recordar que estos medicamentos no detienen el desarrollo de la enfermedad y no evitan la destrucción de las articulaciones, por lo tanto, si es ineficaz, los medicamentos básicos se prescriben dentro de 2-3 meses.

En la segunda etapa - se prescriben medicamentos básicos - metotrexato o, con mucha menos frecuencia, otros medicamentos inmunosupresores - Sandimmune neoral, leflunomida. El metotrexato es el "estándar de oro del tratamiento de JIA" y es el más utilizado en todo el mundo para el tratamiento de JRA. Con un curso relativamente leve de la enfermedad y ciertas características clínicas, se puede usar el medicamento sulfasalazina.

En la tercera etapa Con la ineficacia del metotrexato, se prescribe una terapia biológica genéticamente modificada: estos son medicamentos que bloquean las principales sustancias proinflamatorias que subyacen al desarrollo de la enfermedad. La terapia es muy costosa y requiere monitoreo constante.

Hace unos años, casi todas las enfermedades autoinmunes fueron tratadas con terapia hormonal. Ahora las hormonas para el tratamiento de la ARJ se usan con mucha menos frecuencia y de manera que permiten evitar influir en el desarrollo del organismo: cuando se administran por vía intravenosa e intraarticular, las hormonas se eliminan del cuerpo en unas pocas horas. Durante mucho tiempo y en forma de administración oral, las hormonas se prescriben en casos excepcionales, con la amenaza de la vida.

¿Es costoso el tratamiento de la artritis reumatoide?

Para el paciente, no. En la mayoría de los pacientes, todo el tratamiento se lleva a cabo dentro del marco de la política de la OMS, los pacientes reciben todas las preparaciones necesarias. En el caso de variantes graves de la enfermedad, los pacientes reciben terapia de alta tecnología, medicamentos genéticamente modificados que el estado también proporciona de forma gratuita.

¿Se puede curar la artritis reumatoide por completo?

La artritis reumatoide juvenil es una enfermedad crónica. Sin embargo, la terapia moderna hace posible lograr la remisión, cuando, al recibir medicamentos, la vida del niño no se limitará a nada, aproximadamente un tercio de los casos, con el inicio temprano del tratamiento moderno, existe la posibilidad de lograr incluso la remisión sin medicamentos (es decir, el niño vivirá una vida plena sin o drogas).

Por lo general, si dentro de los dos años posteriores al inicio de la remisión los síntomas de la enfermedad no regresan, cancelamos gradualmente la terapia de apoyo. Actualmente, hasta el 95% de los niños diagnosticados con artritis reumatoide evitan la discapacidad (solo hace 12-15 años, solo el 40% de los niños no quedaron discapacitados).

Con un resultado favorable, después de lograr la remisión de la enfermedad, los niños podrán bailar, practicar deportes y llevar un estilo de vida completo. Es posible que en la edad adulta, la artritis reumatoide se vuelva a sentir, cambie la forma y la manifestación, por lo que debe estar atento a su salud.

¿Qué es la artritis juvenil?

La artritis juvenil es una enfermedad que se desarrolla en niños menores de 16 años. Con su desarrollo en pacientes, hay una hinchazón característica de la membrana sinovial, que ocurre debido al proceso inflamatorio. La artritis juvenil puede clasificarse como una enfermedad autoinmune, con una progresión en la cual el sistema inmunitario del paciente comienza por error el proceso de autodestrucción.

Según las estadísticas mundiales disponibles, la artritis juvenil se diagnostica al examinar pacientes jóvenes en el 0.6% de los casos.

Numerosos estudios realizados por expertos de instituciones médicas de renombre mundial han demostrado lo siguiente:

la artritis juvenil no se desarrolla en niños menores de 2 años,

En las niñas, la enfermedad se diagnostica 2 veces más a menudo que en los niños.

muy a menudo los pacientes tratados por artritis juvenil pierden su capacidad de trabajar a una edad temprana,

La olinoartritis en etapa 1 (una forma de artritis juvenil) afecta al 35-40% de los pacientes,

La etapa 2 de olinoartritis (forma de artritis juvenil) afecta al 10-15% de los pacientes varones que han alcanzado la edad de 8 años.

La medicina moderna define los siguientes tipos de artritis juvenil:

Artritis sistémica. Esta forma de la enfermedad a menudo se conoce como enfermedad de Still, con la progresión de la cual se ven afectados los sistemas vitales del cuerpo humano (corazón, órganos del tracto gastrointestinal, ganglios linfáticos). Los pacientes tienen síntomas característicos: una erupción en la piel, un aumento de la temperatura.

Oligoartritis Esta forma de la enfermedad tiene otro nombre: artritis pauciarticular (juvenil). Durante los primeros 6 meses de oligoartritis en pacientes, se ven afectadas de 1 a 5 articulaciones. En la mayoría de los casos, varios procesos patológicos se desarrollan en paralelo. Con mayor frecuencia, esta forma de la enfermedad se diagnostica en las adolescentes y, a medida que maduran, puede desaparecer por completo.

Poliartritis Con el desarrollo de esta forma de la enfermedad en pacientes, se ven afectadas más de 5 articulaciones. La artritis poliarticular se diagnostica con mayor frecuencia en las niñas y puede afectar: ​​las articulaciones de las extremidades inferiores y superiores, la mandíbula, el cuello y la región del cuello.

Artritis que se desarrolla después de sufrir lesiones. Algunos pacientes diagnosticados con esta forma de artritis han sufrido enfermedades de la piel durante varios años. A veces, con dicha artritis, se ven afectados los huesos, los tendones, la columna vertebral y las articulaciones. Con mayor frecuencia, la enfermedad se detecta en niños menores de 8 años que tienen hombres con espondilitis en la familia.

La artritis juvenil se clasifica por habilidades clínicas y anatómicas:

artritis articular, que afecta a más de 5 articulaciones (si se desarrolla oligoartritis, hasta 4 articulaciones se ven afectadas en un paciente),

forma articular-visceral en la que se detectan síndromes: Wissler-Fanconi, Still,

Una forma de artritis con viscerita limitada, en la cual los pacientes tienen órganos vitales (pulmones, corazón, etc.) afectados.

Síntomas de artritis juvenil.

La artritis juvenil a menudo es asintomática, pero en algunos casos se acompaña de síntomas característicos.:

dolor en el área de las articulaciones afectadas,

rigidez de movimiento (generalmente aparece después de despertarse del sueño),

aumento de temperatura,

erupción en la piel

pérdida repentina de peso

cambiar la longitud de las extremidades superiores o inferiores,

problemas oculares (dolor, enrojecimiento, inflamación, visión borrosa),

irritabilidad, cambios de humor frecuentes, etc.

Causas de la artritis juvenil.

Se puede considerar que los siguientes factores causan el desarrollo de artritis juvenil:

enfermedades virales e infecciosas sufridas por el paciente, que provocan una reacción autoinmune en el cuerpo,

predisposición genética a la artritis,

funcionamiento activo del sistema inmune del paciente, en cuyo contexto se produce la destrucción de los tejidos de las articulaciones,

exposición prolongada al sol

violación del calendario de vacunaciones profilácticas,

predisposición genética del paciente a artritis, etc.

Complicaciones

Muchos pacientes sometidos a un tratamiento complejo de artritis juvenil pueden desarrollar varias complicaciones:

amiloidosis secundaria del miocardio y los órganos del tracto gastrointestinal,

síndrome de activación de macrófagos (a veces fatal),

pérdida de movilidad (total o parcial),

discapacidad del paciente, etc.

Diagnóstico de artritis juvenil

El diagnóstico de artritis juvenil comienza con la recopilación de la historia de la enfermedad. Un especialista de perfil estrecho: reumatólogo, realiza un examen personal del paciente, aprende sobre su estilo de vida, enfermedades hereditarias, malos hábitos, etc. Durante la inspección, el especialista palpa las áreas de las articulaciones afectadas. Es obligatorio que el médico indique en el expediente médico del paciente todos los síntomas de la enfermedad y las quejas del paciente.

Después del examen inicial, el paciente es enviado para diagnósticos adicionales. Para hacer esto, deberá someterse a pruebas de laboratorio y hardware:

Análisis de sangre clínicos y bioquímicos (el propósito del estudio es determinar los indicadores de glóbulos rojos, plaquetas, leucocitos, etc.).

Análisis de orina.

Un análisis de sangre, cuyo propósito es identificar bacterias, cuya presencia puede indicar infección del torrente sanguíneo.

El análisis realizado por el cirujano ortopédico, a quien se le tomaron muestras de tejido y líquido sinovial.

Análisis de muestras de médula ósea para detectar leucemia.

Radiografía, durante la cual los expertos identifican fracturas y otros daños óseos.

Imagen de resonancia computarizada o magnética.

Escaneo de tejidos óseos y articulares, a través del cual puede detectar cualquier cambio en su estructura.

Pruebas para detectar la presencia de: enfermedad de Lyme, varias infecciones virales, la determinación de la velocidad de sedimentación globular, la detección de anticuerpos que provocan el desarrollo de artritis, etc.

Durante las actividades de diagnóstico, los pacientes se someten a pruebas especiales, cuyo propósito es identificar anticuerpos antinucleares. Esta prueba muestra la reacción autoinmune del cuerpo humano, en la cual ocurre la autodestrucción de la inmunidad.

La medicina moderna define 4 grados de esta enfermedad:

etapa de remisión - 0.

En el caso de que el paciente no detecte síntomas pronunciados y signos de la enfermedad, cuando se detecta una artritis juvenil, el médico tendrá que diagnosticar basándose en la exclusión de otras enfermedades:

Causas de la artritis reumatoide juvenil

Las causas de la artritis reumatoide juvenil siguen siendo controvertidas. Se presta mucha atención a la teoría infecciosa de la aparición de la enfermedad, ya que muchos pacientes muestran focos crónicos de infecciones.

Se observa una conexión entre la artritis y las enfermedades de etiología bacteriana (estreptococo, estafilococo y otros microorganismos), viral y micoplasma. Sin embargo, no hay datos suficientemente convincentes a favor de esta teoría; por lo tanto, la artritis reumatoide juvenil se considera una enfermedad poletiológica (es decir, causada por una combinación de varios factores), y la base de los cambios patológicos son las respuestas inmunes deterioradas (presencia de ciertos tipos de antígenos HLA), aumento de la sensibilidad a factores ambientales individuales.

También de particular importancia son el género, la edad y el origen étnico. Se supone la influencia de los factores genéticos en la aparición de la enfermedad, ya que en presencia de artritis reumatoide en los familiares, el riesgo de enfermarse se duplica.

Cuando se produce artritis reumatoide juvenil, la membrana sinovial de la articulación se ve afectada primero. Se cree que como resultado de la exposición a algún antígeno, el cuerpo comienza a producir anticuerpos modificados, que el propio sistema inmunitario percibe como extraños (autoantígenos). Como resultado, las células de la membrana sinovial de la articulación sintetizan anticuerpos dirigidos contra ellas. Se llaman factores reumatoides. En combinación con los autoantígenos, los factores reumatoides forman complejos inmunes que promueven la liberación de una serie de sustancias biológicamente activas, dilatación vascular, migración de plaquetas y cavidad articular de los leucocitos.

Estas reacciones conducen a la liberación de enzimas que destruyen el tejido articular (enzimas proteolíticas) y mediadores inflamatorios. Además, el proceso es en cadena y cíclico, la liberación de nuevas sustancias contribuye a una mayor síntesis de nuevos autoantígenos y factores reumatoides.

Por lo tanto, se producen los siguientes cambios en las articulaciones:

  • sinovitis con un aumento en la cantidad de líquido intraarticular,
  • Degeneración y destrucción del cartílago articular.
  • fibrosis y esclerosis de la cápsula articular, la formación de adherencias,
  • formación de anquilosis ósea.

La artritis reumatoide causa inmovilidad completa en la articulación y conduce a discapacidad y discapacidad. En los niños, la enfermedad conduce a un deterioro del crecimiento óseo debido a cambios en los núcleos de osificación (maduración más temprana). La aparición de coxitis (artritis de la articulación de la cadera) a menudo conduce a una necrosis aséptica de la cabeza femoral.

Los complejos inmunes no solo persisten en la articulación durante mucho tiempo, sino que también pasan a través del torrente sanguíneo a varios órganos, donde causan cambios similares. Se basan en la derrota de arterias pequeñas (vasculitis). Son posibles las siguientes reacciones:

  • daño hepático (amiloidosis, inflamación y esclerosis en las vías porta, distrofia y necrosis del parénquima),
  • epiescleritis (inflamación del tejido conectivo entre la conjuntiva y la esclerótica del ojo),
  • aparición de úlceras tróficas en las piernas,
  • enfermedad cardíaca (miocarditis y pericarditis),
  • patología de la pleura y los pulmones (pleuresía, neumosclerosis, arteritis pulmonar),
  • daño renal (glomerulonefritis o nefritis intersticial, amiloidosis),
  • patología del tracto gastrointestinal (como resultado de la amiloidosis generalizada en muchos órganos).

Síntomas de artritis reumatoide juvenil

La manifestación inicial y a menudo la principal de la enfermedad es la artritis. Se caracteriza por:

  • la aparición de dolor e hinchazón en el área de una articulación (caracterizada por la derrota de las articulaciones grandes, con mayor frecuencia, la rodilla o el tobillo), y después de 1-3 meses, la otra articulación está involucrada en el proceso desde el lado opuesto (la inflamación se produce simétricamente),
  • restricción del movimiento en la articulación, especialmente caracterizada por la presencia de "rigidez matutina"
  • posición forzada: el niño salva la articulación inflamada debido al dolor,
  • Deformidad de la articulación debido a un edema y, más tarde, debido a la destrucción de los tejidos: las articulaciones de la rodilla generalmente adquieren una forma esférica, pequeña (por ejemplo, articulaciones de la muñeca o interfalángicas de los dedos), en forma de huso,
  • Puede producirse "ruido en las articulaciones" durante los movimientos que más se asemejan a una "crisis de nieve",
  • implicación en el proceso del aparato auxiliar de la articulación: bursitis y tendovaginitis.

En la etapa activa de la enfermedad, el dolor en la articulación puede ser tan intenso que causa incluso un ligero toque. Gradualmente, los cambios descritos están aumentando, la limitación de la movilidad en las articulaciones aumenta, los músculos circundantes se atrofian.

La distrofia es especialmente característica de los músculos ubicados debajo de la articulación inflamada.

El resultado del proceso inflamatorio es la formación de contracturas y deformidades que conducen a dislocaciones y subluxaciones de la articulación, inmovilidad.

Otros síntomas de la artritis reumatoide juvenil:

  • agotamiento general, debilidad, anemia,
  • fiebre: moderada a severa, predominantemente en la mañana, acompañada de sudoración,
  • dolores en músculos y articulaciones, agravados por fiebre alta,
  • Erupción manchada y / o manchada-papular (en forma de nódulos), con menos frecuencia: hemorrágica (es decir, en forma de hemorragias en la piel) o urticarial (en forma de ronchas): es lineal, no pica, las erupciones son transitorias, aumentan a la altura de la fiebre. , principalmente localizado en las articulaciones, en la cara, en las superficies laterales del cuerpo, glúteos y extremidades,
  • linfadenopatía: un aumento en los ganglios linfáticos de casi todos los grupos de hasta 4-6 cm de diámetro, son, por regla general, móviles, indoloros, no soldados entre sí ni a los tejidos subyacentes, suaves o densamente elásticos,
  • vasculitis: palmar, con menos frecuencia: plantar, capilar, angioedema local (generalmente en el área de la mano), cianosis de las palmas y los pies), coloración de la piel "marmórea",
  • serositis: pericarditis, pleuresía, con menos frecuencia: perihepatitis, perispleitis y peritonitis serosa (puede estar acompañada de dolor abdominal de diferente naturaleza), se puede detectar una pequeña cantidad de líquido en las cavidades serosas,
  • hígado y bazo agrandados (hepatoesplenomegalia), mientras que son indoloros, con un borde afilado, una consistencia densamente elástica,
  • daño a los órganos internos (visceritas).

Dependiendo de la presencia o ausencia de daño orgánico, se distinguen varias formas clínicas de la enfermedad.

Etapas, flujo, clases funcionales.

El curso de la artritis reumatoide juvenil es el siguiente:

  • progresivo rápido
  • moderadamente progresivo
  • lentamente progresivo

El curso de progresión lenta puede caracterizarse por una forma articular de artritis reumatoide juvenil con una lesión de 2-3 articulaciones y falta de actividad según estudios de laboratorio. La forma articular con la derrota de un gran número de articulaciones y la articulación visceral difieren en la rápida progresión del proceso y conducen temprano a la aparición de anquilosis y cambios irreversibles en los órganos internos.

Con el rápido desarrollo del proceso, es posible la formación de amiloidosis. Esto es especialmente cierto para el síndrome alérgico. Muy a menudo, la amiloidosis afecta los riñones. Esto estará indicado por cambios tales como proteinuria (la aparición de proteínas en la orina), un aumento en el contenido de colesterol y lipoproteínas en la sangre. Más tarde, se pueden unir otros signos de insuficiencia renal crónica: azotemia (aumento de urea y ácido úrico en la sangre) y edema.

La amiloidosis también puede afectar a otros órganos: la pared intestinal, el hígado, el bazo, el corazón y los vasos sanguíneos.

Se distinguen los siguientes grados de actividad de la enfermedad:

  1. Alto (grado III).
  2. Mediano (II grado).
  3. Bajo (grado I).
  4. Remisión (0 grados).

La remisión de la artritis reumatoide juvenil debe cumplir con los siguientes criterios (5 de 6 deben estar presentes durante al menos 2 meses):

    duración del diagnóstico de rigidez matutino de la enfermedad

El médico sospechará la presencia de artritis reumatoide juvenil sobre la base de un cuadro clínico característico y datos de examen del paciente. Además, designará los métodos necesarios de laboratorio e instrumental de investigación, consultas con especialistas específicos.

Dependiendo de la gravedad de los cambios de acuerdo con los resultados de los métodos de investigación instrumentales y de laboratorio, es posible estimar el volumen del proceso patológico y su actividad.

Plan de examen de un niño con sospecha de artritis reumatoide juvenil:

  • Especialista en inspección.
  • Pruebas de laboratorio:

  • análisis de sangre generales y bioquímicos,
  • prueba de procalcitonina,
  • cultivos de sangre y orina para esterilidad,
  • una mancha de faringe y nariz en la microflora,
  • coagulograma
  • punción de médula ósea
  • indicadores inmunológicos
  • estudios serológicos sobre la detección de Salmonella, Shigella, Yersinia, Brucella, Chlamydia, Toxoplasma, Toxocar, Trichinella, así como virus respiratorios, herpéticos, virus de Epstein-Barr, virus de hepatitis B y C, CMV, VIH.
  • Exámenes instrumentales: ECG, EchoCG, ultrasonido de los órganos abdominales y los riñones, rayos X del tórax, la columna vertebral y las articulaciones afectadas (según las indicaciones: resonancia magnética y gammagrafía de las estructuras del sistema musculoesquelético).
  • Consulta de un oculista (con examen de los medios oculares con una lámpara de hendidura), otorrinolaringólogo.

Los siguientes cambios se pueden encontrar en las pruebas de laboratorio:

  • en general, un análisis de sangre: una fuerte aceleración de la VSG (hasta 50-80 mm / h), un aumento en el número de leucocitos (especialmente en el síndrome alérgico) con un aumento de los neutrófilos en banda, anemia (con un curso prolongado de la enfermedad), trombocitosis,
  • análisis de sangre bioquímico: aumento del contenido de suero en suero, reacción de difenilamina,
  • estudios inmunológicos: un aumento en la proteína C reactiva, un aumento en el contenido de inmunoglobulinas de las clases M y G en la sangre, una disminución en el nivel de complemento, la detección del factor reumatoide, a veces - ANF positivo,
  • Métodos especiales de investigación: detección del antígeno HLADR4, HLA A2, HLA B27.

El factor reumatoide se detecta con mayor frecuencia en la artritis reumatoide en adultos; se encuentra en niños solo en casos. Por lo tanto, de acuerdo con sus características inmunológicas, se distingue la artritis reumatoide juvenil:

  • con presencia de factor reumatoide (variante seropositiva),
  • sin factor reumatoide (opción seronegativa).

En algunos pacientes, los valores de laboratorio pueden estar dentro del rango normal.

El grado de actividad de la artritis reumatoide juvenil se puede determinar mediante parámetros de laboratorio:

  • 0 grados: VSG hasta 12 mm / h, proteína C reactiva - normal,
  • Grado I: ESR 13-20 mm / h, proteína C reactiva ligeramente aumentada ("+"),
  • Grado II: ESR 21-39 mm / h, la proteína C reactiva está moderadamente elevada ("++"),
  • Grado III: VSG de 40 mm / ho más, la proteína C reactiva aumenta drásticamente ("+++", "++++").

Métodos de diagnóstico instrumental:

  • Radiografía de las articulaciones afectadas. Según los datos obtenidos, se distinguen las siguientes etapas del proceso patológico:

  • Etapa I: osteoporosis en la región de las epífisis.
  • Etapa II: se produce la desintegración del cartílago, el espacio articular se estrecha, aparece erosión aislada.
  • Etapa III: se produce la destrucción del cartílago y el tejido óseo, la erosión del hueso y el cartílago, se forman subluxaciones en las articulaciones.
  • Etapa IV: Criterios de la etapa III + anquilosis fibrosa u ósea.

En los niños, los cambios importantes en el tejido óseo son menos comunes que en los adultos. Los primeros períodos de osificación de los núcleos, se detectan un aumento en el tamaño de la epífisis en el lado afectado.

A menudo hay una lesión de la columna cervical, como se evidencia por el estrechamiento de la fisura articular de la articulación Atlanto-occipital, una disminución en la altura de los cuerpos vertebrales, la fusión de las vértebras C1-C3.

Los cambios estructurales enumerados en las articulaciones se desarrollan durante los primeros 6 meses de la enfermedad con la formación de anquilosis en las articulaciones pequeñas de la muñeca al final del primer año de la enfermedad.

  • ECG y EchoCG para detectar miopericarditis. En el ECG, se pueden registrar signos de sobrecarga del corazón, alteraciones de la repolarización miocárdica. Según EchoCG: un aumento en la cavidad ventricular izquierda, una disminución en la fracción de eyección, hipocinesia de la pared posterior del ventrículo izquierdo y / o tabique interventricular, signos de insuficiencia relativa de las válvulas mitral y / o tricúspide, aumento de la presión en la arteria pulmonar, separación de láminas pericárdicas y / o líquido libre en cavidad pericárdica
  • Radiografía de tórax: con una lesión del corazón: un aumento en el tamaño de la sombra del corazón, un patrón pulmonar aumentado y sombras focales. Con la derrota de los pulmones, puede haber un fortalecimiento y deformación del patrón pulmonar, sellos tyazhy e iluminaciones celulares (imagen del pulmón del "panal").
  • La ecografía de la cavidad abdominal y los riñones revela posibles cambios en los órganos internos.

Los criterios de diagnóstico para la artritis reumatoide juvenil son:

Signos clínicos:

  • artritis que dura 3 meses o más
  • daño a la segunda articulación que ocurre después de 3 meses y más tarde
  • simetría de la lesión de articulaciones pequeñas,
  • contracturas
  • tendosinovitis o bursitis,
  • atrofia muscular
  • rigidez matutina
  • daño ocular específico,
  • nódulos reumatoides
  • derrame en la cavidad articular.

Signos radiológicos:

  • osteoporosis, pequeñas reorganizaciones quísticas de la estructura ósea de las epífisis,
  • estrechamiento del espacio articular, erosión ósea, anquilosis de las articulaciones,
  • trastorno del crecimiento óseo
  • derrota de la columna cervical.

Forma conjunta de artritis reumatoide juvenil

Dependiendo del número de articulaciones afectadas, hay:

  • monoartritis: una articulación se ve afectada, lo que rara vez se observa en la artritis reumatoide juvenil (generalmente es la artritis de la articulación de la rodilla),
  • oligoartritis - 2-4 articulaciones están involucradas en el proceso (con mayor frecuencia - articulaciones de rodilla y cadera, con menos frecuencia - articulaciones interfalángicas de los dedos de los pies y manos, metatarso y metacarpofalángico);
  • poliartritis: daño en más de 4 articulaciones (todas las articulaciones de las extremidades, columna cervical, articulaciones esternoclaviculares, articulaciones temporomandibulares).

En la forma articular de la artritis reumatoide juvenil, pueden estar presentes otros síntomas de la enfermedad:

  • fiebre moderada
  • ganglios linfáticos inflamados
  • trastornos vegetativos

Cuantas más articulaciones intervienen en el proceso patológico, más pronunciados son los síntomas de la enfermedad.

La forma articular puede ocurrir con o sin daño ocular.

Forma articular-visceral de la artritis reumatoide juvenil (variante sistémica de la artritis reumatoide juvenil)

Se caracteriza por un curso más severo debido a la participación de los órganos internos en el proceso inflamatorio.El diagnóstico de forma sistémica se realiza en presencia de artritis, acompañado de fiebre durante 2 semanas en combinación con dos o más de los siguientes síntomas:

  • erupción
  • serosit,
  • linfadenopatía generalizada,
  • hepatomegalia y / o esplenomegalia.

Dependiendo de las características del cuadro clínico, hay:

  • Síndrome de Still
  • síndrome alérgico (Wissler - Fanconi),
  • lesiones de órganos individuales.

Síndrome de Still

  • inicio agudo con fiebre, debilidad severa, ganglios linfáticos inflamados, a menudo erupciones cutáneas alérgicas,
  • poliartritis severa con una participación característica en el proceso de la columna cervical y las articulaciones pequeñas,
  • daño al hígado y al bazo,
  • La atrofia muscular, la distrofia y la anemia se desarrollan rápidamente; hay nuevos órganos involucrados en el proceso.

Esta es la forma más grave de artritis reumatoide juvenil. Debido al dolor agudo en las articulaciones afectadas y la debilidad, los niños están casi inmovilizados, ocupando una posición forzada. Afecta el corazón (a menudo con el desarrollo de miocarditis o pericarditis), la aorta, el sistema respiratorio y la pleura.

El síndrome de Still progresa rápidamente y con frecuencia recurre. En los órganos internos después de la enfermedad, sigue habiendo fibrosis, y en las articulaciones, deformidades y anquilosis ósea.

Síndrome alergoseptico (Wissler - Fanconi)

  • inicio agudo con fiebre alta (dura de 2 semanas a 3 meses), escalofríos y sudoración, erupciones alérgicas (pueden ser de diferentes tipos),
  • dolores en las articulaciones sin cambios significativos en ellos (otros signos de artritis pueden aparecer varios meses después o incluso años después del inicio de la enfermedad),
  • Daño cardíaco (miopericarditis): dolor en la mitad izquierda del tórax, ansiedad, falta de aliento, falta de aliento, posición forzada en la cama, sensación de latidos cardíacos, palidez o cianosis (cianosis) de la piel.
  • daño pulmonar (pleuroneumonitis, alveolitis fibrosante): disnea y cianosis, tos (primero seca, luego húmeda no productiva), sibilancias en los pulmones, fatiga.

La derrota de los órganos individuales (visceritas):

  • generalmente se caracteriza por un curso crónico subagudo o primario
  • una pequeña cantidad de articulaciones están involucradas en el proceso (generalmente no más de 6), los cambios fibrosos se desarrollan temprano,
  • daño a uno o más órganos internos: pericarditis, pleuresía, daño a los pulmones, que conduce a su fibrosis.

Como una variante del viscerado, es posible tener daño aislado en los ojos (generalmente en forma de uveítis o iridociclitis) con o sin manifestaciones mínimas de artritis. La enfermedad puede conducir a distrofia corneal en forma de cinta, cataratas, lo que lleva a una visión reducida o ceguera.

Tratamiento no farmacológico de la artritis reumatoide juvenil:

  • La restricción de la actividad motora en el período de exacerbación, con inmovilización total, está contraindicada, porque contribuye al desarrollo de contracturas, atrofia muscular, exacerbación de osteoporosis y desarrollo de anquilosis,
  • ejercicio terapéutico para eliminar las contracturas de flexión y restaurar la masa muscular, ejercicio moderado, natación y caminata,
  • correr, saltar y los juegos activos están contraindicados,
  • mantener una postura recta al caminar y sentarse, dormir sobre un colchón duro y una almohada delgada,
  • exclusión del estrés psicoemocional, exposición al sol,
  • dieta con restricción de la ingesta de carbohidratos y grasas (dieta proteica), comer alimentos con un alto contenido de calcio y vitamina D3 para la prevención de la osteoporosis,
  • con lesiones de las articulaciones de la cadera: procedimientos de tracción en la extremidad afectada (previa consulta con el ortopedista), caminar con muletas (en el período de coxitis y necrosis aséptica de la cabeza femoral), el movimiento del paciente sin muletas está contraindicado)
  • ortesis estáticas (neumáticos, férulas, plantillas) y ortesis dinámicas (dispositivos extraíbles ligeros),
  • con osteoporosis severa en la columna torácica y lumbar - usando un corsé o sistema reclinable, con lesiones de las articulaciones de la columna cervical - soporte de la cabeza (suave o duro).

Tratamiento farmacológico de la artritis reumatoide juvenil:

  • medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (diclofenaco, nimesulida, meloxicam),
  • glucocorticosteroides (metilprednisolona, ​​betametasona, triamcinolona),
  • inmunosupresores (metotrexato, ciclosporina, leflunomida),
  • biológicos de ingeniería genética (rituximab, infliximab, sulfasalazina),
  • otros agentes (analgésicos, antihistamínicos, inmunoglobulina, terapia antibacteriana y antifúngica, desagregantes, anticoagulantes, activadores de fibrinólisis, etc.), según las indicaciones.

La elección de los medicamentos, así como su dosis, la duración de la terapia la determina un especialista calificado, teniendo en cuenta la edad del niño, la gravedad de la enfermedad y las contraindicaciones individuales.

Pronóstico y prevención

Con la variante sistémica de la artritis reumatoide juvenil, el pronóstico es favorable en la mitad de los niños. La remisión puede ocurrir de varios meses a varios años. Pero la recaída puede ocurrir años después de una remisión persistente. En 1/3 de los pacientes, hay un curso recurrente continuo.

El pronóstico más desfavorable para la fiebre persistente con trombocitosis y terapia hormonal sistémica a largo plazo. En este caso, a menudo se desarrollan artritis destructiva severa, amiloidosis e insuficiencia funcional severa.

La artritis reumatoide juvenil en caso de diagnóstico y terapia tardía puede conducir rápidamente a trastornos graves en el sistema musculoesquelético, lo que conduce a una discapacidad en la infancia.

Comenzando temprano, la enfermedad puede causar retraso en el crecimiento e incluso un nanismo secundario (enanismo), que puede ser una fuente de trauma mental para un niño.

Además, las formas articular-viscerales de la artritis reumatoide juvenil provocan complicaciones como la amiloidosis de los riñones y otros órganos internos, insuficiencia cardiopulmonar, el desarrollo de complicaciones infecciosas graves (sepsis bacteriana, infecciones virales generalizadas) y el síndrome de activación de macrófagos (síndrome hemafagocítico). Este último se caracteriza por un deterioro agudo de la afección, fiebre severa, insuficiencia orgánica múltiple, erupción hemorrágica, sangrado de las membranas mucosas, alteración de la conciencia (incluso coma), linfadenopatía, hepatoesplenomegalia, cambios hematológicos (trombocitopenia, leucopenia, disminución de la EOF).

No existe una prevención específica de la artritis reumatoide juvenil. Las medidas comunes incluyen:

  • observación de niños con reactividad alterada,
  • rehabilitación de focos de infección crónica,
  • Actividades recreativas generales.

Para prevenir la recurrencia de la artritis reumatoide juvenil, se lleva a cabo un seguimiento de los pacientes.

Información general

La artritis reumatoide juvenil (juvenil) es una enfermedad difusa del tejido conectivo con una lesión predominante de las articulaciones, que se desarrolla en la infancia y la adolescencia. La artritis reumatoide juvenil es la enfermedad más común en reumatología pediátrica. Según las estadísticas, se diagnostica en el 0.05-0.6% de los pacientes jóvenes en todo el mundo. Por lo general, la patología no aparece antes de los dos años, con 1.5-2 veces más común en las niñas. La artritis reumatoide juvenil se refiere a la patología reumática incapacitante, que a menudo conduce a la discapacidad a una edad temprana.

Clasificación de la artritis reumatoide juvenil

La artritis reumatoide juvenil es una unidad nosológica independiente que se asemeja a la artritis reumatoide en adultos, pero difiere en manifestaciones articulares y extraarticulares. La clasificación del American College of Rheumatology (AKP) identifica 3 variantes de la artritis reumatoide juvenil: articular sistémica, poliarticular y oligo (pauci) (tipos I y II). La oligoartritis tipo I representa hasta el 35-40% de los casos de la enfermedad, la mayoría de las niñas están enfermas y debutan a la edad de 4 años. La oligoartritis tipo II se observa en 10 a 15% de los pacientes, principalmente en niños, y el inicio es a la edad de 8 años.

Según las características inmunológicas (la presencia del factor reumatoide), la artritis reumatoide juvenil se divide en seropositiva (RF +) y seronegativa (RF-). Para las características clínicas y anatómicas se distinguen:

  • forma articular (con o sin uveítis) en forma de poliartritis con una lesión de más de 5 articulaciones u oligoartritis con una lesión de 1 a 4 articulaciones,
  • forma articular-visceralincluyendo el síndrome de Still, el síndrome de Wissler-Fanconi (alérgico),
  • forma limitada de viscerita (daño al corazón, pulmones, vasculitis y poliserositis).

El curso de la artritis reumatoide juvenil puede progresar lenta, moderada o rápidamente. Hay 4 grados de actividad de la artritis reumatoide juvenil (alta - III, media - II, baja - I, remisión - 0) y 4 clases de enfermedad (I - IV) dependiendo del grado de disfunción de las articulaciones.

Diagnóstico de artritis reumatoide juvenil

El diagnóstico de artritis reumatoide juvenil se basa en la anamnesis y el examen de un niño por un reumatólogo y oftalmólogo pediátrico, pruebas de laboratorio (Hb, ESR, presencia de RF, anticuerpos antinucleares), radiografía y resonancia magnética de las articulaciones, punción articular (artrocentesis).

Los criterios para la artritis reumatoide juvenil son: debut hasta 16 años, duración de la enfermedad de más de 6 semanas, al menos 2-3 signos (poliartritis simétrica, deformidades de pequeñas articulaciones de las manos, destrucción articular, nódulos reumatoides, positividad en la Federación de Rusia, datos positivos de biopsia de membrana sinovial, uveítis)

etapa Radiológica artritis reumatoide juvenil se determina por las siguientes características: I - osteoporosis epifisaria, II - osteoporosis epifisaria con estrechamiento del espacio articular, defectos de borde individuales (Uzury), III - destrucción de cartílago y hueso, numerosos Uzury, subluxación de articulaciones, IV - destrucción de cartílago y hueso con anquilosis fibrosa o ósea.

Tratamiento de la artritis reumatoide juvenil

El tratamiento de la artritis reumatoide juvenil es largo y complejo, comienza inmediatamente después del diagnóstico. Durante el período de exacerbación, la actividad motora es limitada (correr, saltar, se excluyen los juegos activos) y se prohíbe la exposición al sol. En restricciones nutricionales se relacionan con sal, proteínas, carbohidratos y grasas de origen animal, dulces. Se recomienda alimentos con un alto contenido de grasas vegetales, productos lácteos con bajo contenido de grasas, frutas, verduras, tomar vitaminas del grupo B, PP, C.

El tratamiento farmacológico de la artritis reumatoide juvenil incluye fármacos sintomáticos (antiinflamatorios) de acción rápida y agentes patogénicos (básicos). En el período agudo del síndrome articular, se prescriben AINE (diclofenaco, naproxeno, nimesulida), si es necesario, glucocorticosteroides (prednisona, betametasona) por vía oral, tópica e intraarticular o en forma de terapia de pulso. El uso prolongado de medicamentos inmunosupresores básicos (metotrexato, sulfasalazina) reduce la necesidad de medicamentos sintomáticos, previene la progresión, prolonga la remisión y mejora el pronóstico de la artritis reumatoide juvenil.

Un componente importante del tratamiento de la artritis reumatoide juvenil es la terapia con ejercicios, masajes, fisioterapia (fonoforesis medicinal, barro, parafina, aplicaciones de ozokerita, UVA, terapia con láser) y el tratamiento con factores naturales. Con pronunciadas deformidades de las articulaciones y el desarrollo de anquilosis severa, las prótesis articulares están indicadas.

Etiología de la artritis reumatoide juvenil.

Hasta ahora, los médicos finalmente no han podido encontrar las razones por las cuales la artritis reumatoide juvenil está progresando en los niños. La etiología del trastorno se basa en la influencia negativa en el estado del bebé por factores externos e internos. Existen las siguientes razones por las cuales se desarrolla la artritis infantil:

  • factor genético
  • enfermedades virales severas,
  • lesiones infecciosas bacterianas,
  • saltos de crecimiento
  • lesiones articulares de diversa complejidad,
  • hipotermia o sobrecalentamiento del cuerpo,
  • complicaciones que surgen después de la vacunación, que se llevó a cabo durante o inmediatamente después de la recuperación del SARS,
  • administración intramuscular o intraarticular de fármacos proteicos,
  • anomalías inmunes de forma congénita o adquirida.
La enfermedad tiene predisposición hereditaria.

Tal desviación en un niño no se diagnostica raramente, pero sin un tratamiento oportuno puede tener consecuencias graves e irreversibles. En la artritis reumatoide juvenil, las articulaciones, los órganos internos y los sistemas vitales están dañados. Una característica de la patología en adultos es que en los niños el proceso destructivo no se detiene solo en las articulaciones en movimiento.

Que tipos hay

La artritis reumatoide juvenil de la articulación de la rodilla u otras articulaciones móviles es una enfermedad peligrosa y compleja. Al clasificarlo, se tienen en cuenta diferentes criterios. La tabla presenta los principales tipos de procesos patológicos:

La enfermedad provoca inflamación de los órganos internos.

Además, la artritis crónica juvenil interna ocurre con tales síntomas, que se observan solo en la infancia:

  • reacción inflamatoria de la membrana mucosa de los pulmones,
  • enrojecimiento de la parte blanca de los ojos, que es unilateral o bilateral,
  • fibrosis
  • hipertensión de los pulmones
  • hígado agrandado, bazo, ganglios linfáticos locales.

Tratamiento necesario y dieta

Es extremadamente difícil curar por completo la enfermedad, pero con la ayuda de métodos conservadores de terapia es posible mantener la condición normal del paciente y aumentar las posibilidades de un pronóstico favorable. Limite la actividad locomotora y recomiende menos estar al aire libre. No menos importante es una dieta para la artritis reumatoide juvenil, que limita el uso de sal, alimentos con proteínas, carbohidratos, dulces. Concéntrese en productos lácteos fermentados con bajo contenido de grasa, frutas y verduras frescas. En la dieta diaria se incluyen vitaminas B, C, PP. El tratamiento integral implica tomar los medicamentos presentados en la tabla.

Bajo la influencia de la corriente, el agente tratante actúa a nivel celular.

Cuando la remisión es necesaria para llevar a cabo una terapia física para el desarrollo de las articulaciones, en el que se utilizan simuladores y dispositivos gimnásticos especiales. Para el futuro, se realizan los mismos ejercicios para prevenir la enfermedad articular. El tratamiento integral de la artritis juvenil implica la siguiente fisioterapia:

  • fonoforesis con drogas
  • aplicaciones con parafina y ozokerita,
  • terapia de barro
  • electroforesis
  • Terapia UHF,
  • tratamiento con láser

Mira el video: Cómo tratar la artritis juvenil? (Diciembre 2019).

Loading...