Absceso de garganta: una enfermedad infecciosa que puede matar

El absceso de la garganta se llama inflamación purulenta de los tejidos ubicados en esta región anatómica, seguido de su fusión y la formación de una cavidad purulenta. El proceso es causado por la penetración de microbios piógenos en las amígdalas palatinas, la faringe y la laringe a través de las membranas mucosas dañadas o al deslizar sangre y vasos linfáticos desde otro foco purulento. La falta de un tratamiento adecuado y oportuno de la patología está plagada de complicaciones peligrosas que amenazan la salud y la vida del paciente. Tratamiento de abscesos: cirugía, cirugía realizada en el contexto de la terapia antibacteriana y de desintoxicación.

Localización de un absceso en la garganta.

Con el desarrollo de un proceso infeccioso inflamatorio en los tejidos, la reacción protectora del cuerpo se manifiesta en la formación de una cápsula, que separa el foco patológico, que contiene pus, de los tejidos sanos. Dependiendo de la ubicación del absceso, se distinguen los siguientes tipos de absceso:

  • paratonsillar,
  • faríngeo
  • faríngeo

La localización y las causas de la inflamación purulenta determinan en gran medida sus manifestaciones clínicas.

Absceso de garganta síntomas

Agente causal y mecanismo de desarrollo.

Paratonsilar, o alrededor de la almendra: inflamación aguda del tejido graso ubicado cerca de las amígdalas palatinas en uno o dos lados. Se distinguen los siguientes tipos: posterior (entre la amígdala y el arco faríngeo palatino), inferior (en el polo inferior de la amígdala), anterior (entre el arco lengua-lengua y el polo superior de la amígdala), exterior (fuera de la amígdala).

Muy a menudo es una complicación de la inflamación aguda de las amígdalas, llamada amigdalitis aguda o amigdalitis, y faringitis (inflamación de la membrana mucosa y el tejido linfoide de la faringe). Patógenos: estreptococos β-hemolíticos del grupo A, estafilococos o una combinación de los mismos. Las enfermedades son más susceptibles a los niños, adolescentes, personas con inmunidad debilitada.

Dolor de garganta de intensidad creciente, disfagia, fiebre alta, escalofríos, intoxicación (debilidad, dolor de cabeza, etc.), linfadenitis regional, mal aliento, restricción de movimientos en la articulación temporomandibular, lo que dificulta al paciente abrir la boca.

Zagulina, o retrofaríngeo: supuración de los ganglios linfáticos y el tejido del espacio faríngeo.

Es el resultado de la penetración de agentes infecciosos a través de los vasos linfáticos desde la cavidad nasal, nasofaringe, tubo auditivo y oído medio, gripe complicada, escarlatina, infección por sarampión, daño a la membrana mucosa de la pared faríngea posterior por un cuerpo extraño, comida demasiado sólida. Se observa, como regla, a los niños debilitados.

Dolor agudo al tragar, asfixia, a veces acompañado de comida que ingresa a la nariz, cuando el pus se encuentra en la nasofaringe - respiración perturbada por la nariz, voces nasales, cuando el proceso se extiende a las partes inferiores de la garganta - dificultad para respirar, acompañado de sibilancias, que aumentan en la posición vertical del cuerpo hinchazón detrás de la esquina de la mandíbula inferior, posición forzada de la cabeza (caída hacia atrás con una inclinación hacia el lado enfermo), fiebre alta.

Casi faríngeo: proceso inflamatorio purulento del tejido alrededor del espacio faríngeo, limitado por la cápsula.

Es una complicación del proceso inflamatorio en la faringe, la cavidad oral, el oído medio, el absceso paratonsilar agudo, la mastoiditis. Se desarrolla como resultado de un traumatismo en la faringe o después de una cirugía para extirpar las amígdalas: amigdalectomía. Agentes infecciosos: estreptococos, Staphylococcus aureus, en forma de huso y E. coli. Más común en adultos.

Dolor agudo en la garganta, agravado por los intentos de abrir los movimientos de la boca y la cabeza, trastorno de la deglución, espasmo tónico de los músculos masticatorios, aparición de un bulto o nudo, en la pared lateral de los arcos de la faringe, la amígdala y el palatino en el lado afectado, un aumento significativo de la temperatura corporal (40 ° C y arriba).

Diagnósticos

El diagnóstico incluye:

  • recogida de quejas
  • estudiando la historia de la enfermedad,
  • inspección general,
  • faringoscopia
  • examen de laboratorio (hemograma completo, inoculación bacteriana para identificar el patógeno y determinar su sensibilidad a los medicamentos antibacterianos),
  • ultrasonido de cuello,
  • tomografía computarizada del cuello,
  • Radiografía de los tejidos blandos de la cabeza y el cuello.

Los últimos tres estudios enumerados en la lista se realizan con menos frecuencia. Se prescriben en casos difíciles con el propósito de diagnóstico diferencial, excluyendo la propagación del proceso patológico más allá de los límites de la faringe.

La identificación de enfermedades que causaron la aparición de un proceso purulento en la garganta puede requerir:

  • otoscopia
  • rinoscopia
  • Radiografía de los senos paranasales (foto de los senos).

Posibles complicaciones

El absceso de garganta puede complicarse por afecciones potencialmente mortales.

Celulitis del cuello, mediastinitis, necrosis o necrosis, tejido, sepsis, tromboflebitis del seno cavernoso.

Hinchazón aguda de la entrada a la laringe, asfixia con apertura espontánea de un absceso, la laringe al mismo tiempo bloqueada por masas purulentas, presión traqueal, mediastinitis purulenta, sepsis, meningitis purulenta.

Edema laríngeo, asfixia, mediastinitis anterior purulenta, flemón del cuello, osteomielitis mandibular, vértebras cervicales, meningitis purulenta, sepsis.

El desarrollo de complicaciones requiere atención médica inmediata. Para prevenirlos, es necesario tratar de manera adecuada y rápida los procesos purulentos en la garganta, especialmente el dolor de garganta, que se complica no solo por la formación de un absceso faríngeo, sino también en períodos tardíos (2-4 semanas) de daño cardíaco (fibrosis valvular, carditis) y riñones (glomerulonefritis).

Tratamiento de absceso de garganta

La eliminación de la inflamación del absceso en la garganta implica un conjunto de medidas. La base del tratamiento es la cirugía en el contexto de la terapia antibacteriana y sintomática.

El complejo de medidas terapéuticas.

En un hospital, se abre una cavidad purulenta, asegurando su drenaje adecuado. La ineficacia de la terapia, la propagación del proceso y la recurrencia de la enfermedad pueden requerir la realización de una silectomía con absceso (extirpación quirúrgica del absceso con la amígdala palatina afectada). Propósito de los medicamentos antibacterianos del grupo de lincosamidas, penicilinas semisintéticas en combinación con ácido clavulánico, cefalosporinas y después de recibir los resultados de la siembra bacteriológica: antibióticos a los que el patógeno es sensible. La terapia sintomática implica el uso de analgésicos, medicamentos antipiréticos, soluciones de infusión intravenosa con fines de desintoxicación, antisépticos para enjuagar la boca.

Disección quirúrgica de la cavidad purulenta con succión simultánea del pus, evitando su penetración en el tracto respiratorio y drenaje. Al mismo tiempo, el tratamiento sistémico con medicamentos antibacterianos se lleva a cabo de acuerdo con los principios enumerados anteriormente, se prescribe el saneamiento de focos de infección existentes en la nasofaringe o el oído, medicamentos antiinflamatorios antipiréticos y no esteroideos, antihistamínicos y preparaciones vitamínicas, antisépticos en forma de enjuagues.

El tratamiento quirúrgico se expresa en la apertura del absceso. En el período postoperatorio, se prescriben medicamentos antibacterianos de amplio espectro, analgésicos, se lleva a cabo una terapia de infusión para eliminar la intoxicación, si es necesario, se administra suero anti gangrenoso.

La detección oportuna de la enfermedad, el tratamiento quirúrgico adecuado, los antibióticos seleccionados adecuadamente en la mayoría de los casos proporcionan un resultado favorable. Si se producen complicaciones, el pronóstico puede parecer dudoso o incluso desfavorable.

Prevención

Las actividades destinadas a prevenir la formación de patologías purulentas y sus terribles complicaciones incluyen:

  • diagnóstico temprano y terapia completa de procesos inflamatorios de la cavidad oral, nasofaringe, oído medio,
  • siguiendo las reglas para realizar procedimientos diagnósticos y terapéuticos que implican la introducción de un tubo de respiración o dispositivo endoscópico en la faringe,
  • precaución al extraer cuerpos extraños de la faringe,
  • prevención de violaciones de técnicas quirúrgicas durante la amigdalectomía, extirpación de tumores, adenoides.

De gran importancia es el tratamiento oportuno de los pacientes para recibir atención médica.

Ofrecemos para ver un video sobre el tema del artículo.

Educación: Universidad Estatal de Medicina de Rostov, especialidad "Medicina general".

¿Encontró un error en el texto? Selecciónelo y presione Ctrl + Enter.

En el Reino Unido, existe una ley según la cual un cirujano puede negarse a realizar una operación en un paciente si fuma o tiene sobrepeso. Una persona debe abandonar los malos hábitos, y luego, tal vez, no necesitará cirugía.

Científicos estadounidenses realizaron experimentos con ratones y llegaron a la conclusión de que el jugo de sandía previene el desarrollo de aterosclerosis. Un grupo de ratones bebió agua corriente, y el segundo, jugo de sandía. Como resultado, los vasos del segundo grupo estaban libres de placas de colesterol.

El primer vibrador fue inventado en el siglo XIX. Trabajó en una máquina de vapor y estaba destinado a tratar la histeria femenina.

Cuatro rebanadas de chocolate negro contienen alrededor de doscientas calorías. Entonces, si no desea mejorar, es mejor no comer más de dos rebanadas por día.

Solía ​​ser que bostezar enriquece el cuerpo con oxígeno. Sin embargo, esta opinión ha sido refutada. Los científicos han demostrado que con un bostezo, una persona enfría el cerebro y mejora su rendimiento.

Una persona educada es menos susceptible a las enfermedades cerebrales. La actividad intelectual contribuye a la formación de tejido adicional, compensando a los enfermos.

Nuestros riñones pueden limpiar tres litros de sangre en un minuto.

El peso del cerebro humano es aproximadamente el 2% de la masa corporal total, pero consume aproximadamente el 20% del oxígeno que ingresa a la sangre. Este hecho hace que el cerebro humano sea extremadamente susceptible al daño causado por la falta de oxígeno.

Los científicos de la Universidad de Oxford realizaron una serie de estudios en los que concluyeron que el vegetarianismo puede ser dañino para el cerebro humano, ya que conduce a una disminución de su masa. Por lo tanto, los científicos recomiendan no excluir el pescado y la carne de su dieta.

El estómago humano maneja bien los objetos extraños y sin intervención médica. Se sabe que el jugo gástrico puede incluso disolver monedas.

Todos tenemos no solo huellas digitales únicas, sino también una lengua.

Si sonríe solo dos veces al día, puede reducir la presión arterial y reducir el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

Durante la vida, la persona promedio produce hasta dos grandes piscinas de saliva.

La sangre humana "corre" a través de los vasos bajo una enorme presión y, en violación de su integridad, es capaz de disparar a una distancia de hasta 10 metros.

Hay síndromes médicos muy curiosos, por ejemplo, la ingestión obsesiva de objetos. En el estómago de un paciente que padecía esta manía, se encontraron 2500 objetos extraños.

Según las estadísticas, alrededor del 80% de las mujeres en Rusia sufren de vaginosis bacteriana. Como regla general, esta enfermedad desagradable se acompaña de una boca blanca o grisácea.

Paratonsillar

Este tipo de absceso de garganta es una cavidad completamente llena de pus y ubicada en los tejidos blandos alrededor de la amígdala palatina. La patología se desarrolla en el contexto de inflamación aguda o en algunas formas de amigdalitis crónica.

El absceso parasolar generalmente se desarrolla solo en un lado unos días después de sufrir un dolor de garganta. En pacientes ancianos o inmunocomprometidos, el proceso patológico puede desarrollarse en un día. Manifestado por dolor severo en las amígdalas, dificultad para tragar alimentos e incluso agua, acompañado de fiebre alta.

Para obtener más información sobre el absceso paratonsillar, vea nuestro video:

Parafaríngeo

El absceso parafaríngeo es una inflamación de los tejidos blandos del espacio faríngeo del cuello, con la formación de un foco supurativo. Las principales causas del desarrollo pueden considerarse una complicación de un absceso paratonsilar o una lesión de la membrana mucosa.

Esta patología se acompaña de fiebre alta, ganglios linfáticos inflamados y dolor agudo. El síndrome de dolor puede extenderse a los dientes, al oído desde el absceso. Los pacientes se quejan de movimientos dolorosos de la cabeza, la incapacidad de masticar alimentos o simplemente abrir la boca.

Retropharyngeal

Este tipo de absceso es una lesión purulenta de las células de los músculos faríngeos. Esta enfermedad también se conoce como absceso faríngeo o faríngeo posterior. Dado que en esta parte de la faringe los ganglios linfáticos se desarrollan más en niños (hasta los 4 años de edad), el absceso retro faríngeo solo se puede sentir en niños.

Lo que es peligroso es un absceso faríngeo, vea en nuestro video:

El absceso purulento generalmente es causado por una infección. Puede desarrollarse como una complicación debido a las siguientes enfermedades:

El riesgo de complicaciones después de una enfermedad aumenta si un paciente es diagnosticado con patologías crónicas o si el sistema inmunitario no funciona correctamente.

Síntomas y signos

Hay muchos síntomas que indican el desarrollo de un absceso. Los signos del proceso patológico ocurren literalmente desde las primeras horas del comienzo de su desarrollo. Estos pueden ser:

El niño manifiesta debilidad general, letargo, insomnio puede ocurrir. En adultos, también puede ocurrir con síntomas menos severos. La condición del paciente mejora levemente cuando ocurre una disección espontánea. El dolor disminuye, la sensación de plenitud desaparece.

En el examen, el médico observó un aumento en las amígdalas, una hiperemia tisular pronunciada e hinchazón de la región paratonsillar. Si el absceso es extenso, la movilidad de los arcos palatinos y la úvula puede verse afectada.

Medicación

El tratamiento farmacológico de un absceso en el hogar es posible con su pequeño tamaño y sin signos de intoxicación del cuerpo. En este caso, la terapia se lleva a cabo de forma ambulatoria con el nombramiento de un curso de medicamentos, que incluye:

  • antisépticos locales
  • analgésicos,
  • antihistamínicos
  • antibacterianos, agentes antimicrobianos generales,
  • vitaminas y drogas para mejorar la inmunidad.

Remedios populares

  1. Solución salina Esta herramienta se usa para enjuagar el dolor de garganta. Una cucharada de sal gruesa ordinaria se diluye en medio vaso de agua caliente, se enfría y se usa para su propósito previsto varias veces al día.
  2. Infusión de manzanilla. Dado que la manzanilla tiene un efecto antiséptico y suavizante pronunciado, las infusiones y decocciones de ella ayudarán a tratar rápidamente la enfermedad. Para hacer esto, necesita aproximadamente 10-15 gramos de agente seco, vierta 200 gramos de agua y deje en infusión. El medicamento resultante también se hace gárgaras varias veces al día, prefiltrándolo bien.
  3. Infusión de caléndula. Este es el mejor remedio popular que tiene un efecto antibacteriano. Prepare la infusión de caléndula y la manzanilla. Se usa para enjuagar 2-4 veces por día.

Metodos quirurgicos

Se requiere intervención quirúrgica para el absceso severo, acompañado de temperatura alta y difícil de eliminar e intoxicación del cuerpo. El médico tendrá que abrir el absceso para eliminar por completo el pus acumulado.

Antes del procedimiento, realice anestesia. Esto suele ser anestesia local, lo que aliviará la condición del paciente. Sin embargo, en algunos casos puede requerir la administración adicional de analgésicos para reducir las sensaciones bastante desagradables.

Luego, el médico trata el sitio de la infección con preparaciones antisépticas locales y realiza una autopsia del absceso. La incisión se realiza con un bisturí en la parte más abultada del absceso. Luego, los bordes de la herida se separan para eliminar completamente el contenido.

En casos particularmente difíciles, se requiere instalación de drenaje. En este caso, use guantes de goma. Evita la adherencia del canal cortado y contribuye a la eliminación del pus que se forma más adelante.

Después de la cirugía, el paciente también requiere terapia con medicamentos y una dieta fortificada. Para acelerar el proceso de curación, las inyecciones de glucocorticoides a menudo se introducen en el área de la herida. Es obligatorio recibir agentes antibacterianos. Durante el embarazo, la lista de medicamentos puede modificarse.

Video de demostración de una operación para abrir un absceso de garganta:

¿Qué es una condición peligrosa, complicaciones, consecuencias?

El peligro de la enfermedad se asocia precisamente con la cavidad en la que se acumula pus. Con la integridad del brote, todos los microorganismos patógenos se acumulan en esta cavidad y no van más allá de sus límites. Con la auto-ruptura del foco, la infección se propaga a través del torrente sanguíneo o los flujos linfáticos.

Como resultado, se puede desarrollar una condición séptica, que con un tratamiento inadecuado o sin él, incluso puede conducir a la muerte.

Pronóstico y prevención

Para prevenir la aparición de abscesos de garganta, es necesario observar medidas preventivas que eviten la infección con amigdalitis. Si tiene dolor de garganta, es necesario consultar a un médico. El tratamiento inmediato de los dolores de garganta y otros dolores de garganta ayudará a evitar la formación de complicaciones graves, como un absceso.

Clasificación

Existen los siguientes tipos de absceso de garganta:

Absceso Paratonzillary - la inflamación purulenta ocurre en el tejido de las amígdalas,

Absceso de Zagothy: más común en adultos, afecta el tejido alrededor del ganglio linfático faríngeo,

Absceso perifaríngeo: inflamación que se forma en la periferia de la garganta.

Clasificación por localización de absceso:

Absceso anterior: formado en la parte superior de las amígdalas,

Absceso posterior: formado entre el arco palatino y las amígdalas,

Absceso inferior: un tipo difícil de diagnosticar y tratar, se encuentra debajo de la amígdala palatina,

Absceso lateral: es difícil, con complicaciones, se forma en el costado de las amígdalas.

Tipos de absceso faríngeo en el lugar de su localización:

Epifaríngeo: formado sobre la cortina palatina,

Mesofaríngeo: formado entre el borde de la cortina palatina y la raíz de la lengua,

Hipofaríngeo: formado debajo de la raíz de la lengua,

Mixto: toma 2-3 zonas al mismo tiempo.

Causas del absceso de garganta

En los niños, la causa más común de desarrollo de abscesos es la infección causada por estreptococos, estafilococos, y menos comúnmente E. coli. La enfermedad es casi siempre secundaria a la patología que la provocó. La infección ingresa al espacio de la garganta a través de los conductos linfáticos, por lo tanto, los ganglios linfáticos cercanos siempre se ven afectados e inflamados.

Focos primarios de infección en la infancia:

Paperas con complicaciones

Complicaciones de enfermedades infecciosas agudas (influenza, drogas, sarampión, escarlatina, difteria),

Complicaciones después de la cirugía (adenotomía, amigdalectomía).

El rápido desarrollo del proceso inflamatorio contribuye a reducir la inmunidad, el raquitismo y la diátesis en la historia del niño.

En adultos, la formación de un absceso faríngeo ocurre con mayor frecuencia debido a un traumatismo tisular.

Causas del absceso de garganta en adultos:

Daño a la garganta por comida gruesa, hueso, objeto extraño,

Trauma de la garganta después de gastroscopia, broncoscopia, anestesia endotraqueal,

Una historia temprana de una infección por VIH, diabetes mellitus, un tumor maligno, enfermedades somáticas, cualquier proceso que reduzca la inmunidad contribuye a la propagación temprana de la infección. Las causas de la inflamación purulenta en la garganta no se pueden limitar estrictamente a las categorías de edad. Los factores predisponentes de cada grupo pueden ocurrir a cualquier edad.

Complicaciones

El desarrollo de inflamación purulenta conduce a la aparición de complicaciones graves:

Bronconeumonía debido a la propagación de la infección a través del tracto respiratorio superior,

Neumonía congestiva por insuficiencia respiratoria

Absceso cerebral, meningitis purulenta debido a la propagación de la infección en la cavidad craneal a través del sistema circulatorio.

Paro cardíaco,

Asfixia (asfixia) debido a la superposición de la tráquea con un absceso, edema laríngeo, pulpa de pus-garganta en la laringe durante una autopsia de la formación,

Mediastinitis purulenta: la propagación de la infección en el mediastino,

Trombosis de la vena yugular

Sangrado por corrosión debido a la fusión purulenta de los vasos sanguíneos.

Sepsis (envenenamiento de la sangre).

Tipos de enfermedades

Dependiendo de la localización del proceso inflamatorio, la enfermedad se puede dividir en tres tipos:

1. Vista Paratonsillar. Se considera el más común, ya que afecta directamente las amígdalas y los tejidos blandos que los rodean.

2. Apariencia periamigdalina. En este caso, la supuración de las amígdalas se extiende hasta el área de la faringe.

3. La vista faríngea. El nombre sugiere que la lesión purulenta en este caso cubre no solo las amígdalas, sino también la zona faríngea. Muy a menudo, este tipo de absceso se encuentra en niños debilitados menores de 2 años.

La vista oculta

La tercera vista de absceso hacia atrás es algo diferente de las dos anteriores. Se caracteriza por:

  • dolores de cabeza persistentes
  • sudoración profusa y dolores corporales,
  • debilidad y somnolencia durante el día
  • temperatura corporal alta y aumento de la temperatura local en la garganta,
  • dolor cuando intenta abrir la boca y tragar alimentos,
  • incapacidad para mover el cuello,
  • negativa total a comer
  • Agrandamiento y sensibilidad de los ganglios linfáticos (linfadenitis cervical).

¿Qué es un absceso peligroso?

En la primera aparición de los síntomas anteriores, debe consultar inmediatamente a un médico, porque la demora o la negativa del tratamiento puede amenazar al paciente con graves consecuencias. El mayor peligro es un absceso que afecta la faringe o se extiende hasta el área faríngea. En estos casos, el crecimiento del absceso puede provocar asfixia. Además, si el absceso no se elimina rápidamente, el absceso puede complicarse por la celulitis, es decir. inflamación purulenta derramada, que no tiene límites claros. En este caso, existe una alta probabilidad de desarrollar mediastinitis purulenta, tromboflebitis y bloqueo de la vena yugular, sepsis e incluso la muerte.

Sin embargo, esta condición crítica ocurre muy raramente, mientras que una terapia adecuada bajo la supervisión de un médico le permite olvidarse por completo de la enfermedad en unos pocos días.

Medicina tradicional

1. ajo
Con el fin de prevenir el desarrollo de un absceso purulento, a los primeros síntomas de malestar comienzan a agregar ajo a los alimentos. Las gachas de ajo también se pueden diluir 1 cucharadita. miel en una proporción de 1: 1 y use la mezcla terminada 3 p / día por 1 cucharadita.

2. Decocción de jengibre
El jengibre ayuda a combatir el desarrollo de un absceso. Necesita tomar 2 cucharaditas. raíz de jengibre picada, vierta 200 ml de agua y hierva durante 20 minutos a fuego lento. El vapor caliente debe respirar durante 5 minutos arrojando una toalla sobre su cabeza. Para llevar a cabo el procedimiento debe ser de 3 p / día.

3. Solución salina
Para enjuagar la garganta debe usar una herramienta de este tipo: 1 cucharadita. sal gruesa diluida en 100 ml de agua caliente, enfriada y gárgaras 4-5 p / día con esta herramienta.

4. Té de manzanilla
La manzanilla es un excelente antiséptico y, además, suaviza perfectamente los tejidos blandos, lo que significa que ayuda a hacer frente a la enfermedad más rápidamente. Para preparar esto, se vierten 15 g de hierba seca con un vaso de agua hirviendo y se infunden durante 30 minutos. El producto terminado debe filtrarse, después de lo cual debe hacer gárgaras 3-4 p / día.

Lo más importante para recordar es que el tratamiento de los remedios caseros para abscesos solo se puede llevar a cabo con el permiso del médico.

El tratamiento farmacológico considerado ayuda a prevenir el desarrollo de la supuración, si comienza esta terapia en los primeros días de absceso. El absceso purulento también se trata de la misma manera. Sin embargo, en la mayoría de los casos, los médicos deben realizar una autopsia del absceso e instalar el drenaje de la cavidad.

Tratamiento quirurgico

Si se desarrolla un absceso más de tres días, se recomienda abrir el absceso. El cirujano en este caso hace un corte en la parte superior del absceso y elimina todo el pus acumulado. Si es necesario, el drenaje se establece durante 3-5 días. En algunos casos, para acelerar el proceso de tratamiento, se inyectan glucocorticosteroides en la cavidad limpia. Dicha operación se realiza bajo anestesia, para la cual los tejidos blandos circundantes se untan con lidocaína, y además se inyectan analgésicos por vía intramuscular.

Pronóstico del tratamiento

La práctica muestra que el tratamiento de un absceso, iniciado en las primeras etapas, conduce a una recuperación rápida. Sin embargo, si llega tarde al inicio del tratamiento o se niega a abrir el absceso, la inflamación en el 90% de los casos se complica con flemón, con todas las consecuencias resultantes. En cuanto a la recaída de la enfermedad, ocurren con menos frecuencia que en 1 de cada 10 casos.

Causas posibles

El absceso de garganta se diagnostica con mayor frecuencia en pacientes jóvenes. En la mayoría de los casos, esta condición está precedida por cualquier infección de la orofaringe. Con estas patologías, se observa una transición del proceso inflamatorio al tejido linfoide de la garganta. Poco a poco comienza a formar pus, hay una hinchazón significativa, que conduce a la compresión del tracto respiratorio.

La razón principal de la aparición de un absceso es la falta de efectividad del tratamiento de enfermedades infecciosas. Por lo tanto, están en riesgo aquellos pacientes que prefieren tratar enfermedades de la garganta en casa sin el uso de antibióticos.

La disminución de la inmunidad también desempeña un papel importante, que se observa en enfermedades como la gripe, la escarlatina y el sarampión. A pesar de que estas son patologías virales, la aparición de un absceso se asocia con la adición de una infección bacteriana. Los siguientes agentes patógenos pueden causarlo:

En aproximadamente el 20-25% de los casos, un absceso en la orofaringe se forma como una patología independiente sin una enfermedad previa. Esto sucede cuando hay fuentes de infección en el cuerpo del paciente, por ejemplo, dientes cariados, inflamación de las encías, etc. Cuando los alimentos sólidos dañan la membrana mucosa de la orofaringe, los microorganismos penetran en el tejido linfoide, donde comienza la inflamación.

Es importante!El riesgo de absceso aumenta en personas con sinusitis y otras enfermedades inflamatorias crónicas del tracto respiratorio superior, así como diabetes. El hiperenfriamiento y el tabaquismo también pueden jugar un papel importante en la aparición de inflamación.

¿Cuáles son las señales para aprender?

Las primeras manifestaciones de complicaciones ocurren 2-3 días después de que la membrana mucosa está dañada o los síntomas de dolor de garganta disminuyen. En niños pequeños, el proceso inflamatorio se desarrolla mucho más rápido, por lo que los primeros signos de la enfermedad pueden ocurrir durante el día.

Los síntomas de un absceso de garganta son:

  • recurrencia del dolor en la orofaringe, que se administra a la mandíbula, el oído en el lado afectado,
  • incomodidad, sensación de un nudo en la garganta,
  • aumento de la temperatura corporal por encima de 38.0-39.0 grados,
  • el olor a pus de la boca
  • intoxicación general, escalofríos,
  • espasmo de los músculos masticatorios, lo que dificulta abrir la boca,
  • un aumento y dolor en los ganglios linfáticos en el cuello y debajo de la mandíbula inferior.

En el examen, un enrojecimiento agudo de la membrana mucosa de las amígdalas, se determina su hinchazón. Con un tamaño significativo del absceso en la faringe, se determina una formación similar a un tumor, que desplaza la lengua y las glándulas anteriormente. Además, si hay un absceso grande, el paciente puede notar dolor e incomodidad al girar la cabeza.

En algunos casos, se produce una apertura espontánea del absceso. Luego, los síntomas disminuyen drásticamente, la condición del paciente mejora significativamente en un período corto. Sin embargo, esto no significa que el tratamiento deba suspenderse, ya que existe el riesgo de re-supuración.

Terapia de drogas

El tratamiento conservador se lleva a cabo en casos leves cuando el absceso es pequeño y el riesgo de complicaciones es mínimo. Esta terapia incluye el uso de los siguientes medicamentos:

  • antisépticos locales,
  • antibióticos sistémicos
  • antihistamínicos
  • anestésicos locales
  • vitaminas y agentes fortificantes.

La terapia conservadora se puede llevar a cabo de forma ambulatoria. Sin embargo, es imposible iniciar un tratamiento sin la supervisión de un médico para prevenir el desarrollo de complicaciones.

Tratamiento de remedios caseros

¿Cómo tratar el absceso de garganta en casa? En primer lugar, debe tenerse en cuenta que los métodos tradicionales se muestran solo como una adición a la terapia principal de la enfermedad. Solo se pueden usar según las indicaciones del médico tratante.

Para facilitar el bienestar general del paciente ayudará a los siguientes medios para hacer gárgaras:

  • solución de sal marina: debe disolverse en una proporción de una cucharada a un vaso de agua tibia,
  • infusión de manzanilla: debe tomar una cucharadita de una planta seca, verter un vaso de agua hirviendo y dejarla durante una hora,
  • Infusión de caléndula: el método de preparación de esta herramienta no difiere del anterior.

Las drogas resultantes tienen un efecto antiséptico, ayudan a mitigar la mucosa irritada. Se recomienda enjuagar con su ayuda 3-4 veces al día después de las comidas.

¿Qué tan peligroso es un absceso de garganta?

El peligro de un absceso de garganta está relacionado con la posibilidad de asfixia. Esto ocurre en casos donde el absceso alcanza un tamaño considerable y cierra las vías respiratorias. El mayor riesgo de tal complicación ocurre cuando se localiza un absceso en la superficie lateral o inferior de las amígdalas.

Es importante!A medida que aumenta el absceso, el paciente observa un aumento en la dificultad para respirar. Si se produce tal síntoma, debe buscar ayuda médica lo antes posible.

Otra complicación de los abscesos está asociada con una alta actividad del proceso inflamatorio. En algunos pacientes, esta condición conduce a la formación de flemón parafaríngeo. También se caracteriza por una inflamación purulenta, pero en este caso el proceso es de naturaleza difusa, que se manifiesta por síntomas más graves.

El proceso purulento también puede ir al área del mediastino, el espacio en el cofre donde se encuentra el corazón. En este caso, se desarrolla mediastinitis, una complicación grave que puede ser fatal. A pesar de la gravedad, esta patología es muy rara, su causa generalmente se asocia con una inhibición significativa de la inmunidad.

Mira el video: Faringitis - tipos, síntomas y tratamiento (Enero 2020).